Tikal: esplendor maya en la selva

DSCN1715

En 1998 Jaione se fue un mes a Guatemala con ESF (Ingenieros Sin Fronteras Galicia). Concretamente a Tecún Umán para un proyecto en la Casa del Migrante. Barajamos la posibilidad de que fuese a visitarla en su última semana y recorrer juntos algunos lugares del país. En aquella época pre internet yo no sabía prácticamente nada de Guatemala como destino turístico. Era terra ignota y sonaba a muy lejano y aún más misterioso.

Al final la decisión se tomó sola: tuve la habilidad de pillar una tuberculosis pulmonar que me obligó a quedarme en casa y dejarlo para otra ocasión. Jaione volvió contando maravillas como Marco Polo. Me dijo que todo lo que había visto era precioso, pero que dos sitios en concreto eran de esos que “hay que ir antes de morir”: el lago Atitlán y las ruinas de Tikal.

Me trajo varios regalos, siendo uno de ellos un poster panorámico de Tikal que estuvo mucho tiempo colgado en mi habitación, convirtiéndose en mi futuro destino fetiche como para otra gente es Macchu Picchu, la Gran Muralla o las Islas Galápagos.

La semilla de Guate estaba bien plantada y, tras un tímido intento en 2000 y otro algo más serio en 2003, fue en 2006 cuando por fin pude ir a conocer el que se convertiría en el país que más me ha gustado de todos a los que he ido hasta ahora. Y por supuesto, fui a Tikal.

La majestuosa Gran Plaza  con el Templo I al fondo

La majestuosa Gran Plaza con el Templo I al fondo

Situada al norte del país, en la región de El Petén, el sitio arqueológico de Tikal forma parte del Parque Natural del mismo nombre, el primero que se creó en Guatemala (1955). Está en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1979. Su nombre maya original era Yax Mutul, recibiendo el de Tikal tras su redescubrimiento a mediados del siglo XIX.

Vamos con un poco de Historia: aunque la zona llevaba habitada desde muchos siglos antes, las primeras grandes construcciones empiezan a partir del 400 a.C. A medida que los asentamientos más grandes del norte (como El Mirador o Nakbe) comienzan a declinar, Tikal va ganando importancia, empezando en el siglo I d. C. su florecimiento cultural y político. El periodo de máximo a apogeo llega entre el 200 y el 900 d. C. aunque con algún que otro altibajo. Durante la mayor parte de estos siglos Tikal se convierte en el centro de poder económico, cultural y guerrero de toda la región y llega a tener hasta unos 90.000 habitantes.

La lejana gran urbe maya de Teotihuacán (México) conquista Tikal a finales del siglo IV. Bajo su vasallaje Tikal se expande rápidamente por El Petén y abre importantes rutas comerciales con la metrópoli que impulsan su crecimiento. En el 562 una coalición de ciudades vecinas liderada por Calakmul les derrota militarmente y expulsa a la dinastía teotihuacana, aunque se siguieron construyendo templos y creciendo en población. A mediados del siglo IX, en medio del conocido como Colapso Maya del periodo clásico, Tikal empieza a perder habitantes paulatinamente. Cien años después la ciudad había sido prácticamente abandonada y algo más tarde la selva se la traga durante casi un milenio.

Ana, Pablo, Fran y yo en la Acropolis Norte

De izq a der: Ana, Pablo, Fran y yo

La noche anterior nos habíamos quedado a dormir en la atractiva ciudad de Flores. Queríamos aprovechar bien el día y decidimos llegar justo a la hora a la que abrían.  Con el típico despiste de andar de vacaciones no nos dimos cuenta que justo esa noche cambiaban la hora (1 de octubre), así que tuvimos que quedarnos una hora entera esperando en la puerta ante las miradas sonrientes de los guardas. Hicimos la pole y fuimos los primeros en entrar, eso sí. Al final tuvo su punto porque pudimos ver y oír como despertaban la selva y sus habitantes, todo un espectáculo. Preguntamos por algunos de los sonidos más llamativos y nos dijeron que eran jaguares y pumas que merodeaban por la zona a la salida y a la puesta de sol.

Y es que una de las cosas que hace tan especial a Tikal, al igual que a otros yacimientos guatemaltecos como El Ceibal, es la densísima selva que los contiene. Es como ir a ver dos maravillas en una. Durante la visita nos parábamos a menudo al ver un tucán, una ceiba enorme o cuando los monos aulladores empezaban repentinamente uno de sus “conciertos”, algo realmente espectacular.

El elegante Templo I

El elegante Templo I

Otra cosa que me sorprendió de Tikal fue su tamaño y complejidad. Es el yacimiento excavado más grande de todo el continente Americano y tiene unas 3000 estructuras diferentes repartidas en casi 16 Km2. Por ello Pablo y Ana insistieron en contratar a uno de los guías oficiales del yacimiento, algo que nunca suelo hacer. Primero recorrimos con él los lugares más importantes y nos contó en bastante detalle la historia y evolución de lo que íbamos viendo. Luego nos quedamos un buen rato más vagando a nuestro aire y disfrutando de los rincones que nos habían gustado más. Creo que mereció la pena e hizo la visita más completa.

Recuerdo haberle preguntado al guía que me sorprendía que no hubiese un rio cerca, algo fundamental para una ciudad de ese tamaño. Nos contó que usaban exclusivamente el agua de la lluvia, que recogían en unos grandes depósitos. Uno de ellos fue reconstruido por los primeros arqueólogos que trabajaron aquí para su propio uso ya que, hasta que construyeron una pequeña pista de aterrizaje en 1951, sólo se podía acceder a Tikal tras días de marcha a pie o en mula a través de la selva.

Otra que recuerdo del guía fue que, tras subir trabajosamente una de las empinadas pirámides (un gran esfuerzo con el vértigo que yo tengo), al bajar nos comentó que apenas un mes antes había fallecido una turista alemana al caerse de frente desde la cima. ¡Y nos lo dijo al bajar! Si lo hubiese sabido seguro que me quedaba abajo admirándola desde el césped…

Subiendo a la pirámide asesina

Subiendo a la pirámide asesina

Las diferentes zonas de la ciudad están unidas por la red  de antiguas calzadas mayas y, a pesar del tiempo que llevan los arqueólogos trabajando de manera continuada, te encuentras con muchas pirámides y otras estructuras aún cubiertas por tierra y maleza. Eso ayudaba a hacerse una idea de lo rápido que debió de sepultar  la selva toda la ciudad, pirámides de decenas de metros de altas incluidas, una vez fue abandonada por sus habitantes.

La selva lo cubre todo

La selva lo cubre todo

Me llamó la atención la llamada Plaza de los Siete Templos en la que en la explanada central había 3 canchas para jugar al tlatchtli o juego de pelota (hay otras cuatro más repartidas por el yacimiento). Eso convertía la plaza en una especie de complejo deportivo gigante, e intenté imaginar cómo hubiese sido el ambiente en un día de partidos.

Para terminar, aunque todo Tikal es magnífico, si tuviese que elegir los dos lugares que más me impresionaron,  me decantaría por:

– La espectacular Gran Plaza: flanqueada por los estilizados Templo I o del Gran Jaguar y Templo II o de las Máscaras y la Acrópolis Norte.  Es probablemente la imagen más conocida de Tikal y la que veía a diario en el póster de mi cuarto. En directo tiene una magia que es imposible plasmar en fotos. Se puede subir a la cima del Templo II pero no a la del Templo I.

Los 4 en lo alto del Templo II

Los 4 en lo alto del Templo II

– Las vistas desde la cima del Templo IV: se sube por una escalera rústica y el paisaje es sorprendente: lo único que sobresale del manto verde que forman las copas de los árboles son los pináculos de los templos y pirámides más altos. El resto una alfombra de naturaleza. Recuerdo estar sentado un buen rato con Pablo, Ana y Fran  totalmente relajados absorbiendo la belleza de Tikal y pensando que era un sitio realmente especial.

Un manto verde cubre Tikal. Vistas desde la cima del Templo IV

Un manto verde cubre Tikal. Vistas desde la cima del Templo IV

Vero, en su estupendo blog “Los viajes de Paco, Vero y Helia”, publicó un post en el que distintos viajeros elegíamos las “7 Nuevas Maravillas del Mundo”. Mi elección fue Tikal. Aquí podéis leer el artículo y ver los lugares elegidos por los otros viajeros.

Un par de webs interesantes sobre Tikal:

Tikal Digital Media Archive en CyArk con gráficos interactivos y mucha información (en inglés)

Pagina Oficial de Tikal del Gobierno de Guatemala

Todos los posts sobre Guatemala

11 comentarios en “Tikal: esplendor maya en la selva

  1. Solo puedo decir GUAU!!! En su momento me propusieron ir a Guatemala, pero tontos nosotros declinamos la oferta, años después me arrepiento mucho de no haber ido y por ahora tendremos que postponer la visita a Tikal. Me quedo con tus fotos y esa maravillosa sensación que tuviste que sentir en la cima de la pirámide asesina. Por cierto, yo no hubiera subido ni en broma…visteis algún Jaguar? increíble que los oyerais!! Un abrazo.

    • Decirle no a Guate deberia estar penado con -300000000 visitas en tu blog!!!

      No vimos jaguares ni pumas. No salen de la maleza. Vimos yacares en las marismas, tarantulas y otros agradables inquilinos selvaticos 🙂

    • Pues dile a Jordi que se ponga las pilas ya mismo. Guatemala es el pais mas espectacular que he visitado y el que mas recomendaria a la gente, aun mas si no tienen crios

      Animaos! 🙂

  2. Hola!! Me encanta este blog. De todos los que has escrito es mi favorito! 🙂
    Yo fui a Guatemala a visitar a la familia para la Navidad del 2015. Por razones de tiempo tuve que viajar con mi papá desde la ciudad capital a Tikal en avión. Es un viaje corto de 1hr pero demasiado caro (£200 ida y vuelta por persona). Lo recomiendo por la comodidad y seguridad, pero no por el precio. Como sabes, en Latinoamérica no hay aerolíneas de bajo costo, entonces no tuve otra opción.
    Salimos del aeropuerto La Aurora a las 7am y llegamos a Petén a las 8am. Nos hospedamos en un hotel pequeño en la isla de Flores, de donde tomamos un bus hacia Tikal. El viaje es poco menos de 1hr (65km), pero el último bus desde Flores sale a las 12pm.
    Al llegar a Tikal varios guías nos ofrecieron sus servicios, pero no los tomamos porque pensamos que el parque iba a estar señalizado y con mas información. Y al igual que tú, no es algo que suelo hacer porque tengo mas libertad de ir por donde quiera. Sin embargo, nos dimos cuenta que a pesar de que los senderos y las direcciones están muy bien, hay muy poca información de cada templo y pirámide.
    Creo que para hacer el viaje mas completo en Tikal es indispensable contratar un guía. No por las dimensiones del parque pues esta bien señalizado, sino por la información que ellos proveen. Y eso hace la visita muchísimo mas interesante.
    El dia siguiente contratamos un guía para visitar Yaxha. El parque esta a aproximadamente 1.5h de camino desde Flores. Y fue, a mi opinión, un lugar mas hermoso que Tikal.
    Ambos lugares tienen su encanto, pero las vistas desde los templos en Yaxha me gustaron más que Tikal. Aprovechamos para ver el atardecer desde del templo mayor con vista a la laguna. No esta permitido hablar o usar móviles durante la caída del sol, lo que hace la experiencia mucho mas especial.

    En pocas palabras…Petén es un lugar hermoso que hay que visitar!
    Mi recomendación a tus lectores es que contraten los servicios de guías y lleven dinero en efectivo pues muy pocos lugares aceptan tarjetas.

    Gracias de nuevo por escribir tu blog.
    Te esperamos con los brazos abiertos cuando quieras regresar a Guatemala!

    • Genial tu aportacion Daniel, muchas gracias por tomarte el trabajo.

      Tikal es uno de los mejores sitios que he visitado nunca, igual que Guatemala, y no me canso de recomendar ambos. Me encantaria regresar, que hay muchas cosas que aun no he visto.

      un fuerte abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s