Holanda: Oda a Utrecht

Hay ciudades que pasan a ser una referencia en tu vida por elección, mientras que otras lo hacen por una mezcla de destino y casualidad. En mi caso Roma o Londres entrarían en la primera categoría y Utrecht o Nara en la segunda. En Utrecht (pronunciado utrejjjjjjjjjt) pasé unos meses gracias a mi primer trabajo en verano de 2001 y se ganó instantáneamente y para siempre un lugar en mi corazón. Habitualmente olvidada por los turistas y rara vez en los puestos de honor de las listas de lo mejor de Holanda, tras recorrer la mayor parte del país yo pondría a Utrecht solo por detrás de Ámsterdam en mi lista personal.

Estonia: Tallinn en 2004, Tallinn en 2014

Hoy en día Tallinn es una ciudad muy conocida entre viajeros y no tan viajeros, con Riga a cierta distancia pero también con un sitio en el mapa. En 2004 en España ambos países eran bastante terra ignota a nivel turístico. Acababan de entrar en la Unión Europea y eso les había dado algo de visibilidad, pero al comentar mi futuro destino sólo escuchaba referencias a Eurovisión (¡ugh! ¡el horror!) y varias veces la pregunta “¿no te da miedo ir, si la guerra acaba de terminar hace nada?” por aquello (supongo) de que Balcanes y Báltico tienen las 3 primeras letras iguales.