Algunas razones para hacer un crucero aunque no sea lo tuyo

En verano de 2011 mi padre anunció que nos invitaba a un viaje familiar. El grupo iba a consistir en 7 adultos, sin niños. Después de diversas y variadas propuestas (yo dejé caer el Transiberiano por si acaso y las carcajadas se escucharon en Vladivostok), decidió que íbamos a ir de crucero por el Mediterráneo. Para ser sincero, hacer un crucero es algo que no me había planteado nunca ya que no es mi estilo de viaje. Así que me lo tomé como una oportunidad de experimentarlo y poder sacar mis propias conclusiones mientras disfrutaba de la compañía de mi familia (dicho esto sin sarcasmo).

Post especial número 100: un viaje a las entrañas del blog. Estadísticas y curiosidades

Cuando se cumplen prácticamente 4 años desde que empecé con el blog, se han juntado a la vez unas cuantas efemérides o simplemente cifras redondas: 100 posts, 200.000 visitas y 500 comentarios. Por ello me parece un momento tan bueno como cualquier otro para echarle un ojo a las estadísticas del blog y compartir algunas curiosidades y reflexiones. Para celebrar el post 100, con vosotros todo lo que siempre os dio igual saber sobre el blog y por eso pasasteis de preguntar aunque yo os lo cuento de todas formas.

Post marginales: 2.- Viajes y Monedas (I)

Entiendo que para mucha gente las monedas no son más que fríos trozos de metal que sirven para que una máquina aún más fría te de algo a cambio. O para que la cartera pese mucho y te intentes librar de ellas lo antes posible. O, si eres griego y te gusta el baloncesto, para atizarle a los árbitros y jugadores contrarios con ellas. Pero a mí las monedas siempre me han gustado.