Guía: Grecia: la isla de Milos, playas y belleza geológica

Milos, la isla más al suroeste del archipiélago de las Cícladas, no quiere saber nada de la fama y el exagerado bullicio turístico de sus primas Santorini o Mykonos. Se contenta con tener más playas que ninguna otra y una belleza especial y diferente gracias a los caprichos de la geología. Bueno, también lleva con orgullo el haber exportado a la más glamourosa de sus habitantes: la Venus de Milo, que ahora reside en el Louvre.

Holanda: los molinos de Kinderdijk

Cuando pensamos en visitar Holanda, aparte de otras cosas algo más psicotrópicas, lo primero que se nos viene a la cabeza son los famosos molinos de viento. Y Kinderdijk (“el dique del niño” en holandés) es, junto con Zaanse Schans, el mejor y más famoso de todos los lugares del país para ver molinos. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Holanda: Oda a Utrecht

Hay ciudades que pasan a ser una referencia en tu vida por elección, mientras que otras lo hacen por una mezcla de destino y casualidad. En mi caso Roma o Londres entrarían en la primera categoría y Utrecht o Nara en la segunda. En Utrecht (pronunciado utrejjjjjjjjjt) pasé unos meses gracias a mi primer trabajo en verano de 2001 y se ganó instantáneamente y para siempre un lugar en mi corazón. Habitualmente olvidada por los turistas y rara vez en los puestos de honor de las listas de lo mejor de Holanda, tras recorrer la mayor parte del país yo pondría a Utrecht solo por detrás de Ámsterdam en mi lista personal.