Crónicas Manchurianas (5): A la caza de edificios en Changchun y Harbin

Los japoneses decidieron establecer la capital de Manchukuo en Changchun y la rebautizaron como Hsinking, literalmente “la capital nueva”. La elección se debió a 2 razones: por una parte su situación geográfica era una encrucijada perfecta para el tráfico ferroviario entre China, Rusia y Corea (entonces parte de Japón). Por otra, era una ciudad pequeña y poco desarrollada que podían rediseñar a su gusto, algo que hicieron a conciencia.

Crónicas Manchurianas (4): Un día con el último (o el primer) emperador

La visita fue una sorpresa muy agradable. A pesar de ser (también) un “Centro de Educación Patriótica”, los textos en inglés y la audioguía eran bastante más comedidos e informativos que en el museo “18 de Septiembre”.  También había mucha más información en inglés, con muchos detalles interesantes. Pero lo mejor es lo bien conservado que están todos los edificios y cada una de las muchísimas habitaciones  y salones. Los muebles, los utensilios para la vida diaria, los pequeños detalles de decoración…todo está cuidadísimo. Más que un museo acartonado, da realmente la sensación de que Puyi y su séquito aún viven allí y que te has colado en un descuido de la guardia pretoriana.

Crónicas Manchurianas (2): De Londres a Shenyang, ¿Cómo se va uno a Manchuria?

Shenyang es una ciudad enorme (más de 6 minolles de chinos oiga) que supera a prácticamente todas las capitales europeas. A medida que te vas acercando al centro se ven grupos de edificios de viviendas altísimos formando colmenas, cada una de un color, casi siempre en tonos ocres. Muchos son nuevos y también muchos están en construcción. Hay miles y miles de grúas, grúas por todas partes. La sensación es de prosperidad acelerada, Shengyan podría ser un buen ejemplo del turbodesarrollismo chino.

Crónicas Manchurianas (0): Prólogo al Proyecto Manchukuo

La primera vez que Manchukuo se cruzó en mi camino lo hizo de incógnito. A principios de los 80 mi madre me compraba de vez en cuando monedas para mi colección en el mercadillo que ponían los sábados en la Plaza de la Monjas. Un día me trajo una que venía etiquetada en la funda como “Taiwan”. Pero los (para mí) indescifrables caracteres ocultaban un secreto que resolví unos años más tarde…

Guía: Tailandia: Krabi, Railay y las islas Hong con (o sin) niño pequeño

Krabi es una pequeña ciudad situada cerca la desembocadura del rio del mismo nombre en la costa suroeste de Tailandia. Además le da nombre a la provincia y al distrito en el que se encuentra. El turismo es uno de los principales motores de la zona y una gran parte de la provincia está protegida en forma de varios parques naturales y reservas marinas.

Tailandia: los 1237 escalones del Tiger Cave Temple en Krabi

¿Un buda en lo alto de una de las típicas agujas de piedra del sudeste asiático al que se llega tras subir más de 1200 escalones? Suena a excursión perfecta en mi rato-sin-niña del viaje. Situado unos 7 kilómetros al noreste de Krabi, Tiger Cave Temple (Wat Tham Seua en tailandés) se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Al contrario que la mayoría de los templos famosos en Asia, su construcción es muy reciente (1975) y es su espectacularidad y no su tradición la que le ha ganado su fama actual entre los turistas extranjeros.

Japón: Miyajima, el yang

Aunque se la conoce popularmente como Miyajima (宮島, la isla del santuario), su nombre real es Itsukushima (厳島). Situada a pocos minutos de la costa en la Bahía de Hiroshima, es uno de los destinos más conocidos y visitados de todo el país. El torii “flotante” que da la bienvenida a la isla es una de las fotografías más icónicas y omnipresentes de Japón. Su fama viene de antaño: el Santuario de Itsukushima fue incluido en una lista del año 1643 llamada “3 paisajes de Japón”, en la que el erudito Gahō Hayashi nombraba los (en su opinión) 3 lugares más hermosos del país.