Battersea Power Station: el icono abandonado

“Nadie quiere a Goliath” – Wilt Chamberlain

Hace unas pocas semanas, a mediados de febrero, Londres volvió a ver como uno de sus edificios más legendarios era puesto en venta. Una vez más, y van cuatro. A los casi 30 años de su cierre, la mítica central eléctrica de Battersea (Battersea Power Station) languidece en un erial junto al rio Támesis, en lo que podría ser una imagen de una película de apocalipsis post-industrial. El edificio de ladrillo más grande de Europa probablemente se siente huérfano y abandonado mientras sueña con un destino tan glamouroso como el de su hermana pequeña, la Bankside Power Station, reinventada como la Tate Modern con enorme éxito desde hace más de una década.

Cuesta creer que un pueblo tan orgulloso y respetuoso con su legado como el inglés haya dejado que un edificio que fue emblemático desde su nacimiento (en encuestas de finales de los años 30 ya fue votado como la segunda construcción favorita de Londres tras St Paul) se pudra lentamente sin ser capaz de hacer algo para evitarlo. Sólo la ausencia del techo y la presencia de andamiaje en una de sus mastodónticas chimeneas de cemento dan fe de que alguna vez se intentó hacer algo para ayudar al gigante triste a reencontrarse consigo mismo y seguir perteneciendo a la ciudad a la que tanto ha dado. Muchos pensábamos que la inyección de dinero y dinamismo asociada a la celebración de los JJOO de 2012 en Londres iba a ser la llave para poner en marcha de una vez el proyecto de la BPS, pero el tiempo ha ido pasando, los Juegos casi están aquí y todo sigue igual en la zona de Battersea.

Varias encuestas aparecidas en distintos medios de comunicación demuestran que hay bastante gente (entre el 40% y el 55% de los que votaron según el medio que mires) que está a favor de la demolición del edificio (para lo que habría que sacarlo de la lista de edificios protegidos) y regenerar las 15 hectáreas que ocupan los terrenos empezando de cero. La actual crisis económica global parece haber hecho perder la esperanza de que sea posible hacer algo con la ruinosa central y ha influido claramente en que se plantee una salida que hace apenas unos pocos años hubiese sido impensable y hasta sacrílega.

Fachada Sur vista desde Battersea Park Rd

UN POCO DE HISTORIA

– En 1925 el Parlamento Británico decide unificar y estandarizar el sistema de suministro eléctrico. Esto provoca que varias pequeñas compañías eléctricas se fusionen para formar la London Power Company, siendo una de sus prioridades la construcción de grandes centrales que puedan abastecer áreas extensas. Se elige la zona de Battersea por su cercanía al rio (esencial para enfriar el agua y para el transporte del carbón con el que va a funcionar) y por estar en el centro de Londres, zona principal para la que se iba a construir.

– El proyecto consta de dos fases (A y B) y se contrata a Sir Giles Gilbert Scott (diseñador de la no menos icónica cabina de teléfonos roja entre otras cosas) como “arquitecto para el aspecto exterior”, que se decide por el estilo Art-Decó en boga en la época. Las obras de la primera fase (A) empiezan en marzo de 1929. En 1933 ya está funcionando y generando electricidad aunque dicha fase A (que tenía sólo dos de las chimeneas) no se completa hasta 1935. El coste total fue de £2,141,550 y durante las obras 6 personas murieron en diferentes accidentes.

Vista desde la orilla norte del rio en Grosvenor Rd

– En 1945, una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, empieza la construcción de la fase B, idéntica y simétrica en su aspecto exterior a la fase A. La fase B empieza a estar operativa en 1953 y se termina en 1955, dando a la central el aspecto actual. Una vez terminada, la BPS es la tercera central en el Reino Unido en capacidad generadora, la más eficiente del mundo entero y produce un 20% de toda la electricidad que se usa en Londres. El edificio mide 160 x 170 metros de planta y llega a los 50 metros de alto, con las chimeneas elevándose hasta los 103 metros.

– El Reino Unido nacionaliza la electricidad en 1948 y la London Power Company (y con ella la central de Battersea) son absorbidas por la compañía estatal British Electricity Authority, la cual cambiará de nombre varias veces con los años.

– En Marzo de 1975 la fase A se cierra tras más de 40 años operando. Se lanza una campaña para salvar el edificio de una posible demolición y en 1980 se le incluye en la lista del patrimonio nacional (English Heritage) como edificio protegido de Grado II . El último día de Octubre de 1983 se para la producción en la Estación B y con ello la central deja finalmente de estar activa.

– En 1986 se aprueba la propuesta para hacer de la central y los enormes terrenos que la rodean un parque temático sobre la revolución industrial británica. En 1987 John Broome (responsable del parque de atracciones Alton Towers) compra la central por £1.5 millones y empiezan las obras. En 1989 se para el proyecto, cuyo presupuesto se había disparado de £35 millones a £230 millones, por falta de financiación. En el momento de detenerlo ya se había retirado el techo para poder sacar las enormes piezas de maquinaria que había en el interior. Buscando más rentabilidad, el proyecto se intenta cambiar por la construcción de un conjunto de oficinas, tiendas y un hotel. A pesar del fuerte rechazo popular los permisos se aprueban en 1990, pero los altos costes paralizan cualquier trabajo entre 1990 y 1993.

– En 1993 Parkview International compra la central y los terrenos por £10 millones además de absorber la deuda acumulada (£70 millones). En 1996 se propone un nuevo proyecto, llamado “The Power Station” para construir un enorme centro comercial con todo tipo de locales de ocio que se aprueba en 2000. En 2005 se da luz verde a la demolición de las chimeneas porque se considera que la corrosión las hace irreparables. Un estudio alternativo contradice el resultado anterior pero Parkview quiere demolerlas y reconstruirlas de manera idéntica con la aprobación de EH.

– En Noviembre de 2006 la compañía irlandesa Real Estate Opportunities (REO) compra el lote por £400 millones. Rechazan el plan de Parkview y envían el suyo en 2008, para el que se necesita una inversión de £4000 millones. Los trabajos no se llegan a comenzar siquiera y el 30 de Noviembre de 2011 REO (y con ella la BPS) se declara en quiebra. En 2009 el alcalde Boris Johnson había rechazado la posibilidad de construir en la zona un rascacielos ecológico de más de 300 metros. Finalmente, en Febrero de 2012, después de las actuaciones judiciales pertinentes, la Battersea Power Station se vuelve a poner a la venta…

Vista desde la Gate 2, en Kirtling St

PRESENTE Y FUTURO

La venta está gestionada por la empresa Knight Frank, que promociona la central con el siguiente slogan: “el último gran espacio para desarrollar y regenerar en el centro de Londres”. Se están buscando inversores por todo el globo, centrándose en India, Rusia (en su momento se habló de la posibilidad de que el magnate del fútbol Roman Abramovich estaba considerando llevar el Chelsea a los terrenos de la central), China y Oriente Medio (una de las opciones con más fuerza). Las voces más optimistas esperan que se haya adjudicado para el otoño, una vez pasada la fiebre de los JJOO. Aunque la última vez que se vendió se estimó su valor en unos £500 millones, dada la actual situación de la economía mundial no sería de extrañar que el precio final fuese sensiblemente más bajo, entre £300 millones y £400 millones.

La operación lleva consigo la zanahoria (el ya aprobado plan para la desarrollo urbanístico con la construcción de oficinas, hoteles y centros comerciales valorada en £5500 millones) y el palo (el comprador tendrá que regenerar el edificio, que en la situación actual no puede ser demolido, con un gasto estimado de £150 millones y aportar otros £200 millones para la extensión de la línea de metro Northern Line desde la parada de Kennington hasta la zona de Battersea). La llegada del metro hasta Battersea se antoja básica para el éxito del proyecto, ya que siempre se ha esgrimido como punto negativo a la hora de hacer las inversiones necesarias que actualmente la zona donde está la central se haya muy mal comunicada, con apenas un par de pequeñas paradas de tren (London Overground) cerca y unas pocas líneas de autobuses, a todas luces insuficientes para el traslado masivo de visitantes y turistas.

Un reciente estudio ha demostrado que el edificio de la central es un regalo envenenado: si se pudiese demoler se podrían construir hasta 1200 apartamentos más, aumentando el valor de la operación en casi 500 millones de libras. El proyecto sería, en teoría,  capaz de generar 25000 empleos, 15000 de ellos directamente en el edificio de la BPS, además de crear 16000 nuevas viviendas. Un enorme impacto para una zona (Battersea) que lleva estancada mucho tiempo y un balón de oxigeno para la zona Sur del Támesis, siempre a cierta distancia en desarrollo y poder adquisitivo de sus vecinos del Norte.

Detalle del muro Este y de las chimeneas desde la Gate 1, en Cringle St

¿Qué pasaría si no hubiese comprador? Los administradores (Ersnt&Young) están legalmente obligados a mantener el edificio al ser parte del EH, pero a menos que aparezca un plan de futuro económicamente viable a medio-largo plazo el fantasma de la demolición continuará acosando a la BPS.

Se están barajando otras posibilidades y alternativas que abogan por una regeneración gradual en lugar de un todo o nada. El arquitecto Sir Terry Farrell ha presentado una propuesta que apuesta por un término medio: se mantendrían las chimeneas y las fachadas, tirándose los muros laterales que serían sustituidos por una columnata y construyendo un parque en el interior del edificio, lo que abarataría enormemente tanto el proyecto de remodelación como el mantenimiento futuro. Hace apenas unos días, Allies and Morrisons ha presentado otro proyecto (con el respaldo de organizaciones simpatizantes con la no demolición) que sigue las directrices del anterior (derribar los muros) y que añadiría una sala de conciertos techada con capacidad para unas 11.000 personas dentro del edificio de la central, un parque y un museo en una parte de los terrenos adyacentes y viviendas (en bastante menor número que en el actual plan y sin que puedan ser más altas que el edificio principal).

Actualmente el único uso que se le da a la BPS es la celebración de eventos privados en la llamada Boiler House (sala de máquinas o de calderas), una sala con el techo parcialmente acristalado construida en el medio de la central y que se ha puesto de moda para todo tipo de celebraciones, actos culturales o presentaciones (desde videojuegos a galas deportivas pasando por el pistoletazo de salida de la campaña Torie de 2010). Se puede ver perfectamente usando Google Earth.

“VISITANDO” LA BPS

Y lo pongo entre comillas porque…no se puede visitar. Como ya se ha mencionado anteriormente tanto la central como los terrenos adyacentes son propiedad privada y, salvo los eventos privados en la Boiler House, actualmente no se hacen visitas turísticas organizadas (algo que me confirmaron los trabajadores de la empresa de seguridad que vigila la entrada).

Pero aunque no se pueda entrar hay un par de sitios desde los que se puede ver el edificio desde una distancia razonablemente cercana y hacerse una buena idea tanto de su tamaño real como de otros detalles (el considerable estado de degradación en el que se encuentra, el enorme terreno que tiene alrededor y que ayuda a entender la magnitud de la tarea de regeneración y los sucesivos fracasos al emprenderla, su situación privilegiada…).

La parte norte del perímetro que rodea a la BPS da al Támesis, con lo que el único acercamiento posible sería en barco. Desde la parte oeste no hay buenas vistas porque se interponen las vías del tren y el puente Grosvenor Bridge, que impiden acercarse. Los puntos de máxima proximidad están en la parte sur y este del perímetro y coinciden con las puertas de acceso a la central.

Gate 2 (entrada principal) está en Kirtling Street y ofrece una vista del muro lateral de la central. La Gate 1, apenas 100 metros más allá pero en Cringle Street, es el punto más cercano de todos y se pueden observar con claridad los cristales rotos y el deterioro de la estructura, además de las chimeneas en más detalle. Las mejores panorámicas son o bien desde Battersea Park Road (fachada sur) o desde Grosvenor Road, en la orilla norte del Támesis justo frente a la central (fachada norte).

La mejor forma de hacer la visita andando es coger el tren hasta la estación de Battersea Park (directo desde Victoria Station en apenas 5 minutos, si además te sientas en los asientos de la izquierda hay una vista estupenda de todo el complejo cuando cruzas el rio y te acercas a la estación) o a la de Queenstown Road. Si vas a la primera ya sales a la misma Battersea Park Rd y sólo hay que girar a la izquierda y caminar unos pocos metros para ver la central. Si vas a Queenstown Road, al salir a la calle del mismo nombre hay que girar hacia la derecha (dirección noreste) y girar otra vez a la derecha en Battersea Park Road (hacia el este), ya con la BPS claramente visible. Kirtling St y Cringle St están ambas a mano izquierda y nacen en Battersea Park Rd. Una buena forma de redondear la visita es pasear por Battersea Park, justo al lado de la BPS y uno de los parques más bonitos de Londres.

Segunda parte: despidiendo a la BPS

Algunos links interesantes:

Galería de imágenes de la web de la BBC, mostrando interior y exterior, todas actuales

Galería de imágenes históricas de The Guardian

Imágenes de diferentes ideas para desarrollar la zona

Vista desde Grosvenor Rd

Éste artículo ha sido publicado en la web cultural Jot Down

http://www.jotdown.es/2012/04/battersea-power-station-el-icono-abandonado/

Todos los posts sobre Londres

8 comentarios en “Battersea Power Station: el icono abandonado

  1. Dejo varios articulos relacionados que han salido en los ultimos dias:

    Aqui (en ingles) sobre la propuesta de Farrell

    http://www.guardian.co.uk/artanddesign/2012/may/03/sir-terry-farrell-battersea-power-station

    Y aqui sobre que el Chelsea ha hecho una oferta formal por la BPS y los terrenos para trasladar Stamford Bridge al edificio de la Central:

    http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2012/05/04/futbol/1336142550.html

    La noticia oficial en la web del Chelsea es

    http://www.chelseafc.com/page/LatestNews/0,,10268~2759942,00.html

  2. La cantidad de veces que habré visto esa estación desde el tren entrando y saliendo de Victoria… Es un edificio que llama la atención de todo el mundo. Sería una pena que lo demolieran.

  3. Gracias por dejar un comentario Roberto. Estoy de acuerdo contigo, seria una pena enorme que lo demolieran. Por otra parte esta claro que hay que hacer algo con los terrenos y el edificio y sacarlos del estado actual. Ahora o nunca, esa es la sensacion que me da.

    Un saludo

  4. Aunque cueste creerlo ya está en marcha el proyecto para regenerar la BPS. Los 866 pisos que se pusieron a la venta se han vendido en un abrir y cerrar de ojos a pesar de que los precios no eran baratos (£350K por un estudio). La inminente llegada de la Northern Line a Battersea ha ayudado y mucho a que la gente se decida. 3 noticias (en inglés) relacionadas con la actualidad de la BPS:

    http://www.croydonguardian.co.uk/news/business/news/10439829.Tate_Modern_builders_win___400m_Battersea_Power_Station_contract/

    http://www.guardian.co.uk/business/2013/may/20/battersea-power-station-developer-sells-flats

    Y una reflexion:

    http://www.standard.co.uk/lifestyle/esmagazine/power-to-the-people-a-last-lingering-look-at-battersea-before-the-cranes-move-in-8587948.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s