Guía: Perú: Arequipa, la ciudad blanca

img_2277

Arequipa es la capital del departamento del mismo nombre y la segunda ciudad más grande de Perú con 870.000 habitantes. Conocida como “la ciudad blanca” por el color de la piedra de sus construcciones (el sillar, que viene de las canteras de los volcanes cercanos), es uno de los principales destinos turísticos de Perú. Escoltada por los imponentes Misti y Chachani, su centro histórico fue incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 2000.

Fechas: 5, 6, 9 y 10 de octubre de 2015.

Cuándo ir: Arequipa tiene un clima suave que se mantiene bastante estable la mayor parte del año. Los meses de mayo a noviembre suelen ser los de temperaturas más agradables, siendo febrero el más lluvioso y julio-agosto la temporada alta y cuando más turistas hay. En los días de octubre que estuvimos nosotros el clima fue perfecto, con solazo y calor pero sin agobios durante el día y noches tibias y agradables.

Autobús de ida: llegamos en un autobús nocturno desde Copacabana (Bolivia) que hizo parada en Puno, donde tuvimos que cambiar a otro bus. A pesar de ser muy temprano (sobre las 5am) no tuvimos problemas en encontrar un taxi en la estación de autobuses que nos llevase al hotel.

Vuelo de vuelta:

Arequipa Rodríguez Ballón (AQP) – Lima  Jorge Chávez (LIM) con LAN Perú en un Airbus 319. Como en el resto de los vuelos internos que hicimos con LAN en Perú quedamos muy contentos: avión muy nuevo, buen servicio con snack a bordo, puntual y vuelo sin incidentes. Comentar que estando ya en Perú, LAN nos avisó por email que el vuelo Cuzco – Lima (que era nuestra ruta original) había sido cancelado y nos habían metido en otro el mismo día pero una hora más tarde. Aprovechamos la ocasión para cambiarlo sin recargo por el Arequipa – Lima, que nos convenía más, aunque nos costó varias llamadas e interminables conversaciones hasta que al final accedieron (¡gracias Fran!).

Moverse por la ciudad: el centro histórico de Arequipa es compacto y no demasiado grande, con lo que se puede ir andando fácilmente a la mayoría de los sitios turísticos. Para desplazamientos más largos en momentos puntuales usamos taxis, que eran bastante baratos y entre los 3 nos compensaba.

Alojamiento

Hotel Los Leones

En la zona de Yanahuara, a unos 25-30 minutos andando del centro o 5-10 en taxi. Nos quedamos 2 noches en una habitación triple (US$59 por noche). Nuevo, cuidado, muy limpio, con habitaciones amplias y camas grandes y cómodas. El servicio fue encantador y el trato magnifico, teniendo el detallazo de abrirnos la puerta a las 6 de la mañana cuando llegamos del autobús nocturno,  dejar que nos acomodásemos en los sofás de recepción y darnos un desayuno ligero que en teoría no estaba incluido. Wifi gratis y buen desayuno buffet. Muy recomendable.

Hotel Boutique Queen’s Villa Boutique

En la zona de Vallecito, a unos 15 minutos andando de la Plaza de Armas. Aunque hay algún restaurante por la zona, es muy residencial y tranquila. Las habitaciones están en una casona de estilo colonial con decoración a juego. Nos quedamos una noche y pagamos US$81 por una triple, que era de estilo rústico y algo más pequeña que la anterior. Lo mejor del hotel es su amplio jardín con piscina, una gozada para desayunar y relajarse un rato antes y después de visitar la ciudad.  Buen servicio, Wifi gratis y desayuno excelente. Muy recomendable.

Otra opción posible a la hora de alojarse y que recomiendo especialmente si se va en familia o en grupos más grandes, es alquilar un apartamento o casa vacacional. Una buena web donde encontrar apartamentos u hoteles como los de arriba es el comparador Hundredrooms.

Comer y beber

Parrillada El Leñador

El típico sitio con el que te topas por casualidad mientras buscas otro, ves que está lleno de gente local, entras porque te da buena espina y es un exitazo total en calidad/precio (101 soles los 3 dándonos tremendo homenaje de carne y cerveza). Altamente recomendable. Está por la mitad de la calle Misti, cerca de Yanahuara, a unos 15 minutos andando del centro. No es difícil encontrarlo aunque no aparece en internet.

La Empanadita

Pegada a la Plaza de Armas, es uno de los sitios más conocidos de la ciudad para un bocado rápido. El local es sencillo y sin ningún adorno, pero las empanadillas estaban riquísimas, eran bien grandes, las había con diferentes rellenos y baratas. Repetimos varias veces.

El Cebillano

Un local que está bastante de moda para comer ceviche. Diseño y ambientes cuidados al máximo y una amplísima zona exterior con césped, sofás y música de fondo donde se estaba de lujo con el calorcito. El ceviche estaba muy bueno aunque las cantidades no eran grandes para el precio: 160 soles los 3 pero, eso sí, incluyendo los mejores pisco sours que probamos en todo el viaje.

Corte azul

Una parrillada de estilo argentino también en la calle Misti, cerca de El Leñador. Sin duda la carne de más calidad que comimos en todo el viaje por un precio que, sin ser barato, si fue bastante razonable. Pedimos bife ancho, bife estrecho y lomo fino y los 3 competían por estar más bueno. El dueño fue realmente atento. Muy recomendable.

Hamburguesería Chelawasi

Un local pequeño y coqueto con buenas hamburguesas, magnificas cervezas artesanales, música en directo y un servicio muy amable. Arriba del todo en el ranking de tripadvisor y muy popular con la comunidad de expatriados estadounidenses. Nos gustó aunque para estándares peruanos fue algo caro.

VISITANDO AREQUIPA

Monasterio de Santa Catalina: la joya de la corona de los monumentos de Arequipa y la visita que más me gustó, con diferencia, de toda la ciudad. Más que un convento es una ciudadela colonial dentro del casco histórico, del que la separan sólidos muros de varios metros de altura. Fundado en 1579 y ampliado durante el siglo XVII, prácticamente solo admitía a las hijas de las familias más adineradas de la época, que tenían que pagar una enorme dote a cambio. Las monjas vivían en régimen de clausura y no volvían a salir al mundo exterior, pero dentro las comodidades eran bastante razonables. Hay muchísimas cosas para ver: claustros, patios, edificios de distintos colores que lo hacían casi autosuficiente, las estancias aun con muebles y objetos de varios siglos atrás, la iglesia principal… y lleva al menos un par de horas.

Los martes y jueves abre hasta las 8pm. Recomiendo enormemente visitarlo uno de estos dos días, entrando sobre las 4pm para así poder disfrutarlo tanto de día como de noche. Recorrer el laberinto de calles empedradas y las habitaciones iluminadas solo con velas es una experiencia preciosa y que realmente merece la pena. La entrada nos costó 35 soles.

img_2357

img_2356

events-28167

img_2371

Plaza de Armas: el que fue el lugar fundacional de la ciudad en 1540 sigue siendo el corazón de la misma. El aspecto actual data de 1844, cuando fue reconstruida por última vez para recuperarla de incendios y terremotos a lo largo de los siglos. En tres de sus lados tiene elegantes edificios de uso municipal hechos con sillar, con la fachada que da a la plaza adornada con amplios arcos formando soportales. El lado restante del perímetro de la plaza lo ocupa la catedral. En el centro hay palmeras, zonas ajardinadas y una gran fuente de bronce con juegos de agua. Bulliciosa a cualquier hora del día, la única pega es el ruido constante del incesante tráfico.

events-28116

La Catedral: se empezó a construir casi a la misma vez que se fundó la ciudad. Al igual que los otros edificios que rodean la Plaza de Armas, fue destruida sucesivas veces por incendios y terremotos. El aspecto actual viene de la reconstrucción de 1868. El terremoto de 2001 provocó graves daños, incluido el derrumbe de una de las torres, pero fue reparada extensivamente y abierta de nuevo al público apenas un año más tarde. En contraste con las catedrales europeas, el interior es luminoso y poco adornado, lo que da mucha sensación de espacio. Destacan el enorme órgano de fabricación belga y el espectacular púlpito de madera tallado en Francia.  La visita a la catedral la hicimos con una guía preparada y muy agradable que nos enseñó el museo y también el piso superior, incluyendo las vistas desde la terraza. Fue gratuita y se dejaba propina (opcional) al terminar.

img_2312

img_2315

img_2313

Museo Santuarios Andinos: la mayor atracción de este museo es que aquí descansa la más famosa de los habitantes de Arequipa: la momia Juanita. Encontrada en el Nevado Ampato en 1995, es una niña inca de unos 13-14 años magníficamente conservada que fue sacrificada en una ceremonia llamada Capac Cocha en honor al dios Viracocha. La visita al museo es guiada y la entrada cuesta 20 soles. Se empieza con un interesante documental de 15 minutos sobre su descubrimiento, traslado y el proceso de momificación.  Luego se van recorriendo las salas en las que se exponen los objetos encontrados junto a ella y otras momias similares, relacionados con el ritual del sacrificio. La última sala, en penumbra climática, contiene el cuerpo de Juanita preservado en una urna refrigerada.

img_2263

juanita-andina-rocio-mendez

La momia Juanita. Foto de ANDINA/Rocío Méndez

Iglesia de la Compañía: situada en la esquina sureste de la Plaza de Armas, es pequeña (comparada con la catedral) y coqueta. Su construcción comenzó en 1590 y terminó un siglo más tarde. Aparte de la elegante fachada barroca, destaca la originalísima capilla de San Ignacio (entrada 4 soles), decorada como si estuvieses en plena jungla (con animales y todo) y cuya cúpula policromada se puede apreciar mediante espejos. Merece la pena sentarse a tomar algo en el antiguo claustro adyacente, que a pesar de haber sido convertido en una zona de bares y tiendas de recuerdos sigue siendo precioso.

events-28101

events-28263

La cúpula policromada de la capilla de San Ignacio

events-28267

Claustro exterior

Palacetes del centro histórico: repartidos por el casco viejo hay varios palacetes y casonas coloniales que se pueden visitar: Casa Tristán del Pozo, Casa de Moral, Casa de la Moneda… La gran mayoría son ahora sucursales bancarias y se puede acceder libremente. De entre las que vimos mi favorita fue el Palacio de Goyeneche, que desde hace décadas aloja al Banco Central de Reserva del Perú. La visita es guiada pero gratuita (se deja propina al terminar) y aparte de habitaciones museo tiene una magnífica colección de monedas…imposible resistirse.

img_2281

img_2320

img_2332

Yanahuara: un tranquilo barrio residencial con carácter propio situado a unos 20 minutos andando del centro histórico. En la plaza central está la iglesia de San Juan Bautista y, junto a ella, un mirador con magníficas vistas de Arequipa y del volcán Misti. Los restaurantes de la zona fueron los que más nos gustaron de toda la ciudad.

events-28131

El Misti visto desde el mirador de Yanahuara

20151005_170155

El mirador de Yanahuara

OTRAS ACTIVIDADES

El Cañón del Colca: fuimos de senderismo en una excursión de dos días y una noche, pero lo contaré con detalle en un post futuro, estén atentos a sus pantallas.

Rafting: la tarde del penúltimo día fuimos a hacer rafting en el rio Chili. Lo contratamos en una de las agencias de viaje del centro (costaba prácticamente lo mismo en todas) y la empresa con la que lo hicimos se llamaba Cusipata. La verdad es que quedamos muy contentos: los traslados puntuales, el equipo bien, los guías preparados y muy agradables y el agua fresquita pero se disfrutaban los baños con el calorcito. Los rápidos son de nivel II y III salvo un par de ellos que son IV, más que suficiente para que pasásemos un rato estupendo. El tiempo en el agua fue de una hora y media y el total de la excursión de 3 horas.

img_0045

img_0150

Subir al volcán Chachani: ¿quieres subir a un 6000 sin necesidad de saber técnicas de alpinismo? El impresionante Chachani es una oportunidad única. Nosotros no fuimos porque tras el Inka Trail y el senderismo en el Colca ya estábamos muy justos de fuerzas y de tiempo, pero mi amigo y gran viajero Jose Ignacio Malpica sí que lo hizo hace unos años. Le pedí que compartiera su experiencia y aquí os dejo el relato de su subida a la cumbre (¡muchas gracias Jose!):

“La encantadora ciudad de Arequipa está dominada por la vista de dos gigantes: el cono casi perfecto del Misti y la masa enorme y compacta del Chachani, todavía mayor. Tras mucho insistir conseguí que mi sufrida novia accediera a intentar coronar uno de ellos. El Misti parece a primera vista como la ascensión más atractiva, pero finalmente nos decidimos por el Chachani por cuestiones prácticas.

Para ascender al Misti hacen falta 2 días, lo que requiere pernoctar a unos 4000m. Esto nos apetecía muy poco tras nuestra heladora experiencia intentando dormir a más de 3000m camino del Salkantay. Por el contrario, las suaves pendientes de la cara norte del Chachani permiten acceder en 4×4 hasta unos 5000m. De ahí a la cima hay unos 1000m de desnivel por una ruta sencilla, lo cual es perfectamente factible en un solo día. Es una oportunidad única de ascender una montaña de 6000m para quien, como nosotros, no practicamos el alpinismo.

Eso sí, fue un día largo. Empezó a las 23h, cuando el guía y el chófer nos recogieron en nuestro hotel en la ciudad. Tras unas 5 horas de viaje por carreteras progresivamente peores que acaban degenerando en caminos de cabras, llegamos al punto de comienzo de la ascensión. Es algo mágico caminar bajo las estrellas mientras el único ruido que perturba el silencio absoluto es el crujir de la nieve endurecida bajo tus botas.

El frío era intenso, pero se soportaba sin problemas. Hasta que coronamos una cresta que nos dio acceso al otro lado de la montaña. En ese punto el viento era muy fuerte y, dada la temperatura del aire, hacía que la sensación térmica fuera de muchos grados bajo cero. Pero muchos. 10 años después todavía recuerdo el mal rato que pasamos mientras nos quitamos el abrigo para intentar ponernos más capas de ropa por debajo. Afortunadamente, en cuanto pasamos ese punto el viento dejó de ser un `problema y la salida del sol poco después hizo que subiera la temperatura un par de grados. A partir de ahí disfrutamos además de unas vistas espectaculares del Misti, desde arriba.

El camino hasta ese momento no había presentado mayores dificultades, pero pronto tuvimos que atravesar una ladera helada con una inclinación considerable. La senda de poco más de 15cm de anchura la atravesaba horizontalmente durante varios cientos de metros. El hielo de la ladera tenía la textura de un rallador de queso gigante. No podía evitar pensar que perder pie ahí implicaba deslizarse varios cientos de metros a gran velocidad sobre tan incómoda superficie. Un pensamiento tan poco agradable te ayuda a concentrarte en donde pones los pies. Afortunadamente, los crampones y el piolet ayudan tener un paso firme. Eso sí, conviene no despistarse.

A partir de ahí, el camino fue sencillo aunque la altura hacía que sea exigente físicamente. Llevábamos unas tres semanas a más de 3000m, así que estábamos bien aclimatados. Yo además venía de correr un maratón unas semanas antes y aguanté sin problemas. Mi novia, también en buena forma sin llegar a tanto, tuvo una pequeña crisis en la que tuve que convencerla de que siguiera hasta la cima. Pasado el bache llegó sin problemas. No obstante, el hecho de que dos días antes hiciéramos una ruta agotadora por el cañón del Colca en la que tuvimos una crisis seria al acabársenos el agua, hizo que mi novia me hiciera cargar en la mochila dos botellas de 3l de agua cada una. Las bajas temperaturas y el termo de agua caliente que llevaba el guía hicieron que no bebiéramos prácticamente nada más, así que yo fui cargando con 6kg extra a la espalda durante muchas horas. Al final del día tenía un dolor de espalda ciertamente intenso, así que conviene no exagerar las necesidades de agua para el trayecto.

Finalmente, sobre las 11am llegamos a la cima. El panorama es espectacular. No sólo el Misti, si no la ciudad de Arequipa y su valle quedan a tus pies. Por el otro lado, el altiplano y una impresionante cadena con varios seismiles completan una vista inolvidable. La sensación de haber logrado algo grande es electrizante.

La bajada fue muy rápida, con la excepción de la mencionada ladera helada que había que volver a atravesar. Recuerdo estar algo cansado y pensar “espero que no tengamos que cruzarnos con nadie en este caminito”. Afortunadamente, durante las varias horas de marcha estuvimos prácticamente solos en la montaña. Únicamente adelantamos a una pareja de polacos, uno de los cuales tenía bastantes síntomas de mal de altura pero que siguió hasta la cima  a pesar del riesgo de edema pulmonar.

Llegamos al punto de recogida a las 14h, unas 10 horas después de empezar a caminar. Las 5 horas de viaje de vuelta se hicieron muy largas, pero las sensaciones y los recuerdos del día nos compensaban de sobra. Finalmente, una copiosa cena y una buena noche de sueño coronaron un día absolutamente inolvidable.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos los posts sobre Perú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s