Japón: Tokyo: Nakameguro durante el Sakura

寝心に花を算へる雨夜哉

Mi mente adormecida

Cuenta las flores de los cerezos

Una noche lluviosa

Haiku del maestro Issa Kobayashi dedicado al sakura

Tokyo es una ciudad que recibe muchos calificativos: fascinante, acelerada, diferente, vertical, abrumadora, agobiante…aunque en general pocas veces se la define como “bonita” o “bella”. Pero como todas las grandes urbes también tiene rincones preciosos y el barrio de Nakameguro durante el sakura es quizás el más bonito de los que he visto en la capital de Japón.

Sakura (桜; en hiragana さくら) es la flor del cerezo japonés y también se usa de manera más amplia para referirse a la época de la floración de dichos cerezos, uno de los grandes acontecimientos anuales para los japoneses. La sakura es uno de los principales símbolos nacionales de Japón y una muestra de ello es que sale en el anverso de las monedas de 100 yenes. Parte de su importancia dentro de la cultura japonesa viene dada por ser una metáfora del ciclo de la vida de acuerdo con el budismo: transformación continua durante su breve periodo de existencia, belleza fugaz y efímera que debemos apreciar y entender en todos sus estados. Desde hace cientos de años y hasta nuestros días es un motivo recurrente en todo tipo de manifestaciones artísticas y culturales clásicas: pintura, poesía, literatura, grabados, decoración, canciones folk tradicionales…pero también en temas actuales como cine, manga, anime o  canciones pop.

Las primeras flores se abren  en el archipiélago subtropical de Okinawa, en el sur del país, a principios de febrero y el sakura se va trasladando hacia el norte a medida que van pasando los días y llega la primavera. A Tokyo, Kyoto o Nara suele  llegar a finales de marzo / principios de abril y la última parada es Hokkaido, la isla más septentrional de Japón, a la que llega ya entrado el mes de mayo. Cada año, cuando se acerca la época del sakura, las televisiones y los periódicos siguen la evolución de la floración difundiendo el Sakura Zensen – frente del sakura – , un mapa mostrando dónde ya han florecido los cerezos y cuándo se espera que lo hagan en otras zonas. Dado lo efímero de la floración -un par de semanas por lo general-  es importante una buena planificación para poder disfrutarlo en su esplendor. Aquí está el pronóstico para 2013 (en inglés) y aquí la famosa lista de la Japan Cherry Blossom Association con los 100 mejores sitios para ver el sakura repartidos por todo el país. De entre los que he visto mis 3 favoritos son el castillo de Odawara, el parque de Nara y el barrio de Arashiyama en Kyoto.

Calle Nakameguro

El hanami (花見) o disfrute de la belleza del sakura -la traducción literal sería “ver flores”- es una costumbre centenaria que se mantiene con fuerza hasta hoy. Se cree que empezó en el Periodo Nara -siglo VIII d.C. – entre las clases altas, extendiéndose al resto de capas de la sociedad al poco tiempo. Al principio era la flor del albaricoque –ume (梅)- el motivo de admiración durante el hanami pero unas décadas más tarde fue sustituida por la sakura y se plantaron cerezos por todo el país como motivo ornamental. Al igual que ocurre desde hace cientos de años los japoneses del siglo XXI esperan el sakura con impaciencia e ilusión y acuden en masa a los parques y templos a comer, beber y pasar el rato bajo los árboles en flor. Durante los fines de semana mucha gente se queda hasta bien entrada la madrugada para disfrutar del yozakura – hanami nocturno – cuando se encienden farolillos de papel colocados expresamente para la ocasión. Prácticamente todos los japoneses que conozco consideran el sakura el momento más bonito del año y el hanami su actividad favorita, aunque alguno/a se decante por el otoño cuando los árboles se llenan de unos colores increíbles.

Los sitios más populares y habituales para ir a ver el sakura en Tokyo son los parques, especialmente  UenoYoyogi o Shinjuku Gyoen, grandes espacios con miles de cerezos que se llenan de puestecillos de comida, bebida y souvenirs y en los que hay un ambiente tremendo. A pesar de que es imposible negar que son muy bonitos, yo los encontré demasiado llenos de gente, tanto japoneses como extranjeros. Me resultó bastante más acogedor y agradable cuando fuimos de hanami al parque Kinuta. Había bastante gente pero sin llegar a ser agobiante y prácticamente no había extranjeros, lo que lo hacía más especial. Estando sentados en medio del parque vimos a unos repartidores del Domino’s Pizza y para mi sorpresa podías hacer un pedido allí mismo. Marcaban dónde estabas en un GPS manual que llevaban y te traían la pizza recién hecha a la media hora. Sin duda una idea brillante y exitosa, no daban abasto con los pedidos.

Volvamos a Nakameguro.  Nakame, como es conocido entre los tokiotas, es un tranquilo barrio residencial de la capital que se ha convertido en uno de los sitios de moda al que ir de hanami sobre todo entre gente alrededor de la treintena. Su momento de gloria ocurre durante la parte final del sakura – llamada chirisakura – cuando los pétalos de las flores empiezan a caer. Lo que lo hace tan especial es el paso del rio Meguro por la calle principal. El cauce está confinado en un estrecho canal delimitado por altas paredes de cemento, rematadas por una barandilla metálica desde la que se deslizan enredaderas hasta tocar el rio. A ambos lados del canal hay decenas de robustos cerezos que se inclinan como si quisieran asomarse a ver el agua. Las ramas de los árboles de ambas orillas se entrecruzan en el aire formando una especie de túnel natural bajo el que discurre el rio. Cuando llega el sakura, en las hasta entonces desnudas ramas se produce una explosión de vida y los cerezos casi parecen doblarse para poder aguantar el peso de los miles de frágiles pétalos. Pero el espectáculo inolvidable es descubrir que el agua del Meguro ha desaparecido casi por completo, tapada por una alfombra móvil de pétalos blancos y rosáceos que se desplaza perezosamente corriente abajo.

Nakameguro Canal 2

Nakameguro Canal

Cuando llega una ráfaga de viento el aire se inunda de pétalos y todo se vuelve blanco como en una nevada siberiana, lo que suele provocar amplias sonrisas y hasta gritos de júbilo de las japonesas –sugoi! sugoi! -. La estrecha calle peatonal está llena de restaurantes de todo tipo, desde pequeñas izakayas (tabernas de estilo japonés) hasta italianos o franceses. En algunos de ellos hay mesas con vistas al rio pero se reservan con hasta 6 ó 7 meses de antelación. Los restaurantes aprovechan la marea de gente que viene con el chirisakura para poner puestecillos y mesas en la calle dándole aún más vida y ambiente. A última hora de la tarde cuando se pone el sol y se encienden los farolillos es el momento más romántico. Si viajas a Tokyo y ya ha pasado el sakura, Nakameguro te da una segunda oportunidad: siguiendo el curso del rio unos cientos de metros hay una zona con las llamadas yae-zakura, flores de color rosa oscuro que se abren un par de semanas más tarde que las tradicionales.

Lluvia de petalos

Ya ha llegado el sakura a Nakameguro en 2013 (Foto de Naomi Hatta)

Ya ha llegado el sakura a Nakameguro en 2013 (Foto de Naomi Hatta)

Unos cuantos datos prácticos:

– La estación de metro más cercana es Naka-Meguro, en las líneas Tōkyū Tōyoko y Tokyo Metro Hibiya.

– De entre los muchos sitios para comer y beber en la calle principal dejo algunos expresamente recomendados por mis amigas japonesas:

Shimizu: acogedor restaurante que sirve mizu-taki (una cazuela con carne y verduras que se cocina delante tuya, se le llama también hot-pot)

>Yakitori Akira: como su nombre indica es un restaurante de yakitori. Ambiente agradable aunque a veces puede estar cargado (recordemos que en Japón se puede fumar dentro de los locales).

Hashidaya: local especializado en pollo preparado de todas las maneras. Buen servicio y buena comida. Es muy popular y puede estar bastante lleno.

> Da Isa: popularísimo para pillar un trozo de pizza y comértelo en el local o sentado en la calle. Las colas suelen ser enormes.

Gracias a Aiko Yokozuka por cederme dos de sus fotos y a Naomi Hatta por su ayuda. 

Como no podía ser de otra manera este post está dedicado a mi hija Sakura

Éste artículo ha sido publicado en la web cultural Jot Down

Todos los posts sobre Japón

7 comentarios en “Japón: Tokyo: Nakameguro durante el Sakura

  1. Esta post me ha llegado al alma! Es casi tan precioso como esa bella flor de cerezo que tiene la sonrisa mas bonita del mundo! Me ha maravillado ver las preciosas fotos de las calles llenas de flores (creo que eso no lo vi en ningún sitio del mundo). Como me gustaría ahora mismo poder visitar mi amado japón y que mejor que hacerlo que durante el Sakura!!!

    Enorme post a la altura de alguien tan genial como tu!! y por cierto ENHORABUENA POR LA PUBLICACIÓN!!! Eres un crack y nunca esta de mas que te lo reconozcan!

  2. Enhorabuena, te hemos concedido el premio “One Lovely Blog Award”, esta vez vamos a jugar al escondite, pero en mi territorio, así conocerás mi Reino, del que papá me quiere desterrar (dice que lo vende). Empezamos, se que juego con ventaja estoy en mi reino, pero me puedes ganar, para eso te dejo el enlace, para que comiences a jugar. Mucha suerte y que gane el mejor. Besitos babosos.

    http://anticrisis2013.blogspot.com.es/2013/06/capitulo-ccxxiii-premios-en-el-reino-de.html

    • Gracias a ti por el comentario.

      El sakura transforma Japón y multiplica su belleza. Solo por verlo merece la pena ir hasta alli, aparte del resto de cosas que el pais tiene que ofrecer.

      un abrazo…y animaos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s