Guía: China: Nanjing, sangre y oro

Nanjing (conocida en occidente como Nanking en el pasado reciente) es una de las ciudades más importantes de la Historia de China. Fue la capital de reinos e imperios en diversas ocasiones a lo largo de diferentes dinastías y, posteriormente, de la República durante la primera mitad del siglo XX. Aunque su nombre ha quedado tristemente asociado a la sangrienta masacre cometida por las tropas japonesas a finales de 1937, en la actualidad es una urbe moderna, bulliciosa y tremendamente atractiva para el turista a la que merece mucho la pena dedicar un par de días.

Fechas: 13 al 15 de junio de 2016.

Cuándo ir: primavera y el principio del otoño son los mejores momentos. En verano hace calor con bastante humedad y en pleno invierno el termómetro ronda y baja de los cero grados. Los días que yo estuve hizo entre 25 y 30 grados de máxima y aunque hacía calor y bochorno cuando se nublaba, se estaba bien. Las noches fueron cálidas y agradables.

Vuelo de ida:

Harbin Taiping (HRB)Nanjing Lukou (NKG) con Shenzen Airlines. El avión era un Boeing 737-800 bastante nuevo. Buen servicio y más espacio entre asientos de lo habitual en las aerolíneas low-cost europeas. El vuelo duró 2h40min y fue muy tranquilo. Comprado en la web china Ctrip. Precio: 886 yuanes comprado con 3 días de antelación.

Tren de vuelta:

Nanjing SouthHangzhou East en la línea de alta velocidad. Buen servicio y puntual. Comprado en la web Ctrip y recogido en ventanilla. Precio 137.5 yuanes comprado con 3 días de antelación. Los billetes de tren reservados por internet tienen un recargo de 20 yuanes.

Metro: la mejor opción para el traslado a/desde el aeropuerto y también para moverse por la ciudad. Es muy fácil de usar porque está todo en inglés, desde los paneles a las máquinas expendedoras, además de moderno, limpio y muy barato (2 yuanes entre las estaciones del centro). En el aeropuerto hay paneles en inglés que indican fácilmente como llegar y cuesta 7 yuanes hasta el centro. Se tarda unos 30 minutos.

Alojamiento: siguiendo recomendaciones de gente local me quedé en la zona de Fuzimiao, en pleno centro de la ciudad, y fue un acierto total. Hay infinidad de hoteles, restaurantes y tiendas.

City Inn Jiankang Road

Ubicación perfecta (a 5 minutos andando de Fuzimiao en una calle llena de restaurantes y tiendas, muy cerca del metro), bien de precio (150 yuanes por noche) pero algo justito de calidad. La habitación era de buen tamaño y estaba razonablemente limpia, pero necesitaba una remodelación urgentemente. Suficiente si no se tienen grandes expectativas.

Bestay Hotel Express Nanjing Fuzimiao

El último día decidí probar otro sitio en la misma zona. La habitación era muy pequeña (la cama, el baño y poco mas), pero estaba muy limpia y todo era más nuevo que en el hotel anterior. Ligeramente más barato también (139 yuanes la noche) y con un servicio más eficiente. Recomendable si viajas solo y tienes pensado estar en el hotel para dormir y poco más.

Comer: toda la parte peatonal de Fuzimiao está abarrotada de sitios para comer, desde puestecillos con brochetas y dumplings para llevar a restaurantes de diverso rango, pasando por las habituales cadenas occidentales (KFC, MacDonalds, Pizza Hut…). En las calles adyacentes como Jiankang Rd hay muchos restaurantes menos turísticos, frecuentados por gente local y algo más baratos. En los de Fuzimiao una cerveza y un plato principal cuesta unos 40-50 yuanes y lo mismo en Jiankang Rd entre 25 y 30. Muchos de los restaurantes en ambas zonas son tipo autoservicio con los platos expuestos (los eliges y te los cocinan), con lo que es bastante más sencillo y rápido que pedir usando menú.

VISITANDO NANJING

Fuzimiao (夫子廟): literalmente “Templo de Confucio”, es una amplia zona peatonal alrededor de un complejo dedicado durante siglos al estudio de las enseñanzas del famoso erudito chino. Situado en la orilla sur del rio Qinhuai, fue fundado en el siglo IV como parte de la Universidad Imperial de Nanking, siendo destruido y reconstruido varias veces desde entonces. La versión actual es del siglo XIX, aunque fue ampliamente remodelado en 1985 tras los estragos causados por las difíciles vicisitudes de la ciudad en el siglo XX.

El laberinto de callejuelas repletas de tiendas y puestecillos se abre a una espaciosa zona central por la que pasa el rio. Aquí está la entrada al templo en sí, en el que merece mucho la pena entrar (30 yuanes). Fuzimiao es el centro neurálgico de la ciudad, con un tremendo ambientazo por las tardes noches cuando hordas de turistas y gente local vienen pasear o a cenar en los muchísimos restaurantes que ocupan las casas tradicionales. En la zona del rio frente a la entrada del templo hacen diariamente números de baile y música, acompañados de espectáculos de luz y sonido. A mí me sorprendió muy agradablemente y fui a cenar y disfrutar del ambiente las 3 noches que estuve en la ciudad.

img_3168

img_3128

img_3164

img_3149

20160614_201512

Museo Memorial de la Masacre de Nanking (侵华日军南京大屠杀遇难同胞纪念馆): con Manchuria en su poder desde 1931 y ya rebautizada como Manchukuo, en 1937 Japón se lanza a la conquista de China, dando comienzo la llamada Segunda Guerra Sino-Japonesa. Tras tomar Shanghái con mucho más esfuerzo (y bajas) de lo que imaginaban, las tropas japonesas se dirigen a la entonces capital de la China del Kuomintang: Nanking. Chiang Kai-shek ordena trasladar el gobierno a Wuhan y deja la ciudad abandonada a su suerte. Los japoneses entran en Nanking en diciembre de 1937 y a continuación se dedican durante semanas a una orgia de asesinatos, violaciones y pillaje contra la población civil de tal envergadura que su eco aun enturbia las relaciones entre ambos países hoy en día. La masacre de Nanking ha quedado como la peor violación de los derechos humanos del siglo XX en Asia, el símbolo de la crueldad imperialista japonesa y ha sido desde entonces un hito en la identidad nacional de la china comunista.

El Memorial es una extensión enorme que contiene el museo en sí y otras salas, monumentos, estatuas y zonas conmemorativas. Su imponente nombre en chino (Memorial para nuestros compatriotas asesinados en la Masacre de Nanjing por las fuerzas de agresión japonesas) deja bastante claro que es un centro de educación patriótica, con la parte positiva de que la entrada es gratuita.

img_3178

La fachada del museo

El museo, una mole triangular de granito chata y sombría, es magnífico. Recorre de manera exhaustiva hasta decir basta desde el preludio a la invasión hasta los juicios por crímenes contra la humanidad. La cantidad de fotos, testimonios, objetos e información es abrumadora y está todo en inglés. Algunas salas reconstruyen escenas de la batalla como si fuera un decorado de una película bélica, otras muestran casas con sus habitantes asesinados y las mujeres violadas, reproduciendo escenas de fotografías tomadas en los días de la masacre. Me llamó la atención que, a pesar de que algunas fotos e imágenes ponen los pelos de punta a los más curtidos, había multitud de familias chinas con niños pequeños (no más de 4 años algunos) como si aquello fuese un parque de atracciones. Si a mí me hubiesen llevado de niño a ver algo así creo que no hubiese sido capaz de dormir en una década por las pesadillas. Hay una sala que homenajea a los occidentales que decidieron no abandonar la ciudad para intentar ayudar a la gente local organizando la Zona de Seguridad. Al mando de todo estaba un miembro convencido del partido nazi, me imagino que el único admirado en un museo de un país comunista (y no comunista).

img_3239

El tribunal internacional que juzgó la masacre al final de la guerra dio una cifra de 300.000 civiles asesinados, y dicho número es omnipresente en el memorial. La disputa sobre la cantidad de víctimas se ha convertido desde entonces en un asunto de estado en China, y las obstinaciones negacionistas de la ultraderecha japonesa lo complican todo aún más. En la amplia Plaza de los 300.000 Muertos los infinitos guijarros simbolizan los huesos de las víctimas, como si fuese una tumba abierta. Hay dos salas que albergan fosas comunes (reales, no preparadas) con esqueletos solo parcialmente desenterrados. Otra de las salas tiene juegos de luces mientras los altavoces dicen los nombres de algunas víctimas que lograron ser identificadas mientras sus fotos aparecen en una pantalla. Como es habitual en este tipo de sitios no podía faltar un jardín dedicado a la paz y la concordia, en el que importantes personalidades internacionales (también japonesas) han plantado árboles.

img_3213

Fosa de los 10.000 Cuerpos

img_3257

Plaza de los 300.000 Muertos

img_3255

img_3223

Para ir desde Fuzimiao se puede coger el autobús número 7 en Jiankang Rd (1 yuan) desde la acera de enfrente a la que está el templo. Se tardan unos 20 minutos y se reconoce la parada fácilmente al ver la mole del museo. La visita puede llevar varias horas y no hay donde comer dentro del museo, con lo que mejor llevar algo para picar. El horario de apertura es de 9 a 5.

Mausoleo de Ming Xiaoling (明孝陵): la joya arquitectónica de la ciudad es el mausoleo del fundador de la Dinastía Ming, Zhu Yuanzhang, construida a finales del siglo XIV. Está situada en la legendaria Montaña Purpura (紫金山), al este de la ciudad, y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000. Se llega a ella siguiendo el precioso Camino Sagrado, flanqueado por estatuas de piedra representando animales, guerreros y funcionarios encargadas de proteger el descanso del emperador. A pesar de su enorme tamaño, el mausoleo, el jardín y las salas que la rodean dan la impresión de estar semi escondidas en el frondoso bosque que las rodea y la paz y la tranquilidad son totales. El majestuoso edificio principal del mausoleo, situado al final del todo y construido en lo alto de una muralla, transmite perfectamente el poder del emperador. La entrada es cara para estándares chinos (70 yuanes) pero merece la pena sin dudarlo. La extensa zona en los alrededores de la tumba se llama Área Panorámica de Ming Xiaoling y tiene muchas cosas interesantes para ver: el museo-memorial de Wu Sun Quan, el Mausoleo de Dongling, la Sala de las Estelas de Yan Zhenquin, el Pabellón de la Estela de Sheng Gong Sheng De, el jardín Sakura…da para varias horas. El camino arbolado que sube montaña arriba llega hasta el bonito lago Zixia, un sitio perfecto para un picnic y en el que (aunque los carteles decían que estaba prohibido) los locales se bañaban.

img_3367

El Camino Sagrado

img_3280

El Camino Sagrado

img_3285

El Puente del Agua Dorada y la entrada al Mausoleo

20160615_103208

La Torre Ming, el edificio principal del Mausoleo

img_3320

img_3329

El interior de la Torre Ming

img_3343

Sala de las Estelas de Yan Zhenquin en el Área Panorámica de Ming Xiaoling

img_3393

Museo-memorial de Wu Sun Quan

img_3349

Lago Zixia

Para llegar hay que bajarse en la parada de metro Muxuyuan en la línea 2. Al salir hay indicaciones que te llevan sin dificultad a una especia de área de servicio desde donde salen autobuses y un trenecito turístico. Lo mejor es coger el autobús número 20 (cuesta 2 yuanes), que hace una ruta circular que para en todos los monumentos principales. El Mausoleo Ming es la segunda parada, pero le puedes decir al conductor que te avise o aprenderte los caracteres.  Aconsejo usar el autobús porque yo intenté ir andando y a mitad de camino desaparecían los carteles indicadores. La zona es extensa y no es fácil orientarse. Dentro del recinto del mausoleo había un par de puestecillos que preparaban comidas calientes simples (noodles, salchichas…) y tenían cerveza fría, todo muy barato. Un par de consejos: intentar ir temprano sobre todo si vas en verano, porque a mediodía hace mucho calor y llevar repelente de mosquitos porque hay muchos al ser una zona de bosque denso y con lagos.

Mausoleo de Sun Yat Sen (中山陵): el doctor Sun Yat Sen (1866-1925) fue el fundador y primer presidente de la República China (1912).  Y lo que tiene más mérito aún: está considerado como el “Padre de la China moderna” tanto por los comunistas como por los nacionalistas y ambos le veneran, algo realmente inaudito. Tras su muerte el Kuomintang decidió construirle un descomunal mausoleo en la Montaña Púrpura inspirado en la cercana tumba del primer emperador Ming, a la que poco menos que empequeñece, algo sumamente irónico para alguien que luchó toda su vida por echar a los emperadores y cuyos gustos eran supuestamente sencillos.

El mausoleo, construido entre los años 1926 y 1929, es espectacular, con un elegante arco de entrada de granito al que sigue una larga escalinata de casi 400 escalones que se apoyan en la empinada ladera de la montaña. En la parte superior está la cámara principal, hecha de piedra y mármol blanco y coronada por un tejado chino tradicional de tejas azules. En su interior hay una estatua del doctor sentado y con aspecto tranquilo, y encima suya una gran y resplandeciente bandera-mosaico del Kuomintang, me imagino que la única que queda en toda China fuera de un museo. El sarcófago con sus restos está en una sala contigua que estaba cerrada y no se podía visitar. El acceso es gratuito y no hace falta comprar entrada.

img_3407

img_3411

img_3419

img_3430

img_3434

img_3433

img_3435

En la actualidad se ha convertido en un centro de peregrinaje y, aun siendo miércoles, estaba llenísimo de gente. Por muy reverenciado que sea el doctor Sun Yat Sen, el ambiente era más bien el de una romería, festivo, animado y ruidoso incluso dentro del hall principal. En los alrededores todo está montado un poco a la americana, con tiendas de suvenires, restaurantes occidentales de comida rápida y demás parafernalia. Desde la tumba Ming se tardan de 10 a 15 minutos andando. No pude por menos que pensar que si Rocky Balboa hubiese sido chino la escena de los escalones la habrían filmado aquí, aunque lo mismo la hubiese palmado en el intento.

Otros lugares de interés en Nanjing que no pude visitar por falta de tiempo:

– La muralla de la ciudad: construida en la época de la dinastía Ming y una de las más grandes del mundo. Las puertas han sido reconstruidas y se pueden visitar por dentro. Yo solo la vi de pasada.

– El templo de Linggu: un famoso templo budista en la cara este de la Montaña Púrpura.

– El templo Jiming: otro templo budista, situado junto al lago Xuanwu.

Nanjing en 1 día: ir a la Montaña Púrpura para visitar el Mausoleo Ming Xiaoling y el Mausoleo de Sun Yat Sen. Cenar en Fuzimiao.

Nanjing en 2 días: pasar un día entero en la Montaña Púrpura viendo el Mausoleo Ming Xiaoling, el Mausoleo de Sun Yat Sen y el Área Panorámica de Ming Xiaoling. Cenar en Fuzimiao. El otro día visitar el Memorial de la Masacre, la parte sur de la muralla entrando en la puerta Zhonghua y cenar en Fuzmiao entrando en el templo de Confucio.

Todos los posts sobre China

Todos los posts sobre los Lugares Patrimonio de la Humanidad 

5 comentarios en “Guía: China: Nanjing, sangre y oro

  1. Parece una ciudad muy interesante Nanjing. El mausoleo Ming da la impresión de ser espectacular y el de Sun Yat Sen no le va a la zaga. En cuanto al Memorial, ya sabes que ese tipo de lugares no son lo mío, pero supongo que es una visita casi obligada si se llega hasta este lugar.

    • La verdad es que fue la gran sorpresa positiva del viaje, mucho mejor de lo que me esperaba. Los mausoleos son fantasticos, sobre todo la tumba Ming, pero tambien por estar en un sitio tan bonito como Purple Mountain. Si quitas a los Guerreros de Terracota me parece mucho mas bonita y completa que un destino mas habitual como Xi’an. Y si, si se va a Nanjing hay que ir al Memorial, porque ha marcado la Historia de la ciudad desde hace 8 decadas. Gracias por el comentario, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s