Normandía: Visitando los lugares del Día D (y IV)

Primera Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (I)

Segunda Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (II)

Tercera Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (III)

Cómo organizar un viaje a los lugares del Día D

11.- Museo Airborne

Las imágenes del Día D que han quedado en la memoria popular son principalmente las de los espectaculares desembarcos en las playas de Normandía. Pero la Operación Neptuno empezó apenas unos minutos después de la medianoche de aquel 6 de junio, con el despegue de cientos de aviones que iban a lanzar a miles de paracaidistas tierra adentro en pleno territorio enemigo.

Su misión era clave para el éxito de los desembarcos que seguirían unas horas más tarde: crear un segundo frente para desviar la atención de los alemanes de las playas, capturar puentes y carreteras evitando contrataques contra las aún vulnerables tropas recién desembarcadas y neutralizar baterías y otras defensas costeras. Para ello más de 13.000 paracaidistas estadounidenses (seguidos por casi 4.000 soldados en planeadores) saltaron sobre el corazón de la península de Cotentin y 8.500 británicos lo hicieron en los alrededores de Caen.

El fantástico Museo Airborne, en Sainte-Mère-Église, cuenta la parte de los estadounidenses. Su historia es mucho más conocida hoy en día al protagonizar la famosa (e imprescindible) miniserie de la HBO “Band of Brothers/Hermanos de Sangre”. Si la has visto lo disfrutarás aún más, y si no…sal corriendo a verla y ya tienes plan inmejorable para unas 8 horas.

El museo tiene 3 edificios separados. El que te encuentras primero tiene forma de paracaídas abierto. En él hay expuesto uno de los planeadores WACO CG-4 usado por las tropas aerotransportadas. Se puede entrar y ver los maniquíes perfectamente equipados y preparados para el gran momento. Me impresionó mucho su sencillez: prácticamente vacío, hecho de tela y madera más unas pocas planchas metálicas, controles y relojes muy rudimentarios… El tamaño y lo que eran capaces de transportar también es sorprendente. La principal misión de los planeadores era transportar equipo pesado de apoyo como jeeps, cañones y ametralladoras que era imposible lanzar en paracaídas. El resto de la exposición (magníficas fotos y muchas vitrinas con todo tipo de cosas pertenecientes a los paracas) ayuda a entender mucho mejor la enorme dificultad de la tarea asignada, empezando por aterrizar en plena noche, a oscuras y con poco tiempo para tomar decisiones.

WACO Glider

P1110949

El segundo edificio es un hangar dominado por la presencia de un imponente Douglas C-47 Skytrain, el avión utilizado para transportar a los paracaidistas y remolcar a los planeadores durante las operaciones del Día D. Lo trajeron al museo a principios de los 80. Unas plataformas metálicas te permiten verlo desde arriba. Junto a el se ha recreado la famosa escena que se ve en muchos documentales en la que Eisenhower anima a los paracaidistas momentos antes de la partida. Además hay una extensa colección de uniformes y equipo usado por los aviadores.

C-47

Eisenhower

El tercer edificio, inaugurado hace muy poco, se llama Operación Neptuno y en él nos llevan paso a paso desde el salto en paracaídas hasta el corazón de la batalla por Sainte-Mère-Église. Lo mejor de todo es la recreación del vuelo y el salto, con un C-47 abierto en canal en el que escuchas la artillería antiaérea, el ruido de los motores y las ordenes a los soldados mientras ves las explosiones a tu alrededor. Al salir por la puerta del avión se ve una maqueta a escala del paisaje tal y como era desde los ojos de los paracaidistas. El resto del museo recrea escenas de la batalla que duró del 6 al 9 de junio.

Me pareció el mejor mejor museo de todos los que vi, quizás en foto finish con el del Desembarco de Utah Beach. Aparte de por su calidad, el museo se ha vuelto muy popular en años recientes por la mencionada serie de TV. De hecho, estaban preparando el terreno para construir un cuarto edificio.

12.- Sainte-Mère-Église

El encantador pueblo en el que está el Museo Airborne se enorgullece de haber sido el primero liberado por las tropas aliadas (aunque se disputan el mérito con Ranville). Lo más destacable es su monumental iglesia del siglo XIV. De su campanario cuelga un paracaidista como homenaje a John Steele, que pasó por el mismo trance y que tras ser capturado consiguió fugarse y reunirse con las tropas estadounidenses. Hay una pequeña ruta alrededor del pueblo que recorre los lugares más importantes de la batalla por la zona.

P1110942

P1110937

13.- La Batería de Maisy

La historia de la Batería de Maisy, situada cerca de Omaha Beach, es bastante diferente a la de los otros emplazamientos del Muro Atlántico y sin duda la más curiosa de todas. Mientras que los alemanes no ocultaron los cercanos cañones situados en Pointe Du Hoc, Maisy se mantuvo en estricto secreto a pesar de ser el principal baluarte defensivo de toda la zona.

El secreto lo guardaron tan bien que los aliados tenían dudas sobre su existencia e importancia, con lo que no venía en los mapas entregados a los soldados antes de la invasión. Ello ha llevado a algunos historiadores a sugerir que Pointe Du Hoc (a menos de 3 Km) no fue más que un cebo para alejar a los aliados del lugar realmente importante a nivel defensivo: Maisy. Finalmente los Rangers la encontraron y tras un duro asalto acompañado de intensos bombardeos la tomaron el 9 de junio, 3 días después del desembarco y cuando el resto de baterías de la zona llevaban bastante tiempo fuera de combate.

P1120004

Sorprendentemente dado su tamaño y complejidad, la batería de Maisy fue cubierta por la maleza y “desapareció” por completo, con expertos e historiadores cuestionando su misma existencia. Unos 60 años después de la batalla por conquistarla, un historiador aficionado encontró un mapa en los pantalones de un soldado (comprados en una feria de memorabilia de la SGM) en el que se marcaba la zona como de “alta resistencia” pero que no coincidía con fortificaciones ya conocidas. Al visitar la zona se encontró con restos de los búnkeres e indicios de trincheras, lo que llevó a que se excavase la zona, abriéndose al público en 2007. Los trabajos continúan a día de hoy. En 2008 se encontró el esqueleto de un soldado alemán que fue enterrado con honores militares en La Cambe.

La batería está un poco en mitad de la nada y no se ve desde la carretera o los alrededores, aunque está bien indicada. Más que una batería al uso (como la de Longes por ejemplo) es una ciudadela defensiva, con varios kilómetros de trincheras y enormes búnkeres a los que se puede entrar (la guarnición era de unos 450 hombres, con lo que había cantina y hospital).

P1120012

La visita, para la que te dan un plano detallado para guiarte, es muy interesante y la experiencia es distinta al resto: menos encorsetada, casi como ver un yacimiento. Hay varios cañones de 155mm, uno de ellos restaurando y colocado como debía estar en su momento, con redes de camuflaje incluidas. Aquí tenéis la web oficial del sitio con muchos detalles e información. Si ha llovido recientemente es casi seguro que estará enfangado (son trincheras a fin de cuentas) y mejor llevar calzado adecuado.

P1120011

14.- Gold Beach (con el cine Arromanches-360)

La franja de costa entre los pueblecitos de Le Hamel y Ver-sur-Mer, en la parte central de la zona de la invasión, recibió el nombre clave de Gold y se le asignó a las tropas británicas. La misión principal era establecer una cabeza de playa frente a Arromanches que permitiese construir un gigantesco muelle artificial. Éste, llamado muelle Mulberry, era vital para poder desembarcar las ingentes cantidades de tropas, tanques, vehículos y demás material necesario para la conquista de Europa.

El desembarco comenzó a las 7:25, 50 minutos después que los de Omaha y Utah, para sincronizarlo con las fuertes mareas. El nivel del agua estaba más alto de lo esperado y los zapadores tuvieron muchos problemas para eliminar las minas y los obstáculos. La idea de llevar los tanques directamente hasta la playa en lugar de soltarlos en el agua fue un éxito y poco a poco los soldados británicos consiguieron establecerse en la playa a pesar de las numerosas bajas al principio (400+ muertos en total). Al acabar el Día D Arromanches y Le Hamel estaban en manos aliadas y 25.000 soldados habían conseguido desembarcar.

P1120049

Al este de Arromanches, justo al salir del pueblo, hay un aparcamiento con un mirador desde el que se ve el sector Gold. Desde allí se puede bajar al pueblo caminando en pocos minutos, aunque hay un trenecito gratuito que sale cada media hora, y a otras zonas de la playa. Frente a la costa de Arromanches y los alrededores se pueden ver perfectamente los restos del enorme muelle Mulberry, incluyendo unos mastodónticos bloques de hormigón casi en la orilla del pueblo.

P1120054

Junto al aparcamiento está el cine Arromanches-360. En el proyectan un documental (sin diálogos) de unos 20 minutos que usa una pantalla circular dividida en 9 partes. Entré a verlo (5€) y fue un poco decepcionante. Las imágenes de archivo son buenas y el efecto circular las hace más llamativas, pero se hace corto y no sales pensando que te haya aportado demasiado.

15.- Museo del Desembarco de Arromanches

Un pequeño museo en el paseo marítimo de Arromanches dedicado principalmente a la hercúlea tarea del diseño, construcción y montaje de los muelles Mulberry. La parte más interesante son unas enormes maquetas móviles (casi 30 metros de expositores) que muestran con exquisito detalle cómo eran los mencionados muelles y su aspecto una vez terminada su instalación.

El tremendo fracaso del asalto a Dieppe había convencido a los aliados de que un ataque frontal a un puerto grande y seguro era un suicidio. La solución tenía que ser crear un puerto artificial en alguna parte de la costa menos defendida. La tarea, una auténtica hazaña de ingeniería, era construirlos en el Reino Unido y luego remolcarlos hasta las costas de Normandía para hundirlos e instalarlos allí.

Las enormes piezas de hormigón y metal se construyeron en diversos astilleros de la costa británica. Una vez terminados, una flota de remolcadores los trasladó a una velocidad muy reducida a través del Canal de la Mancha hasta estar en posición, uno frente a Gold y otro frente a Omaha. Varias decenas de viejos cargueros fueron hundidos junto a la costa formando una barrera para contener la fuerza del mar, cuyas mareas en esta zona son legendarias.

P1120062

El 9 de junio (Día D + 3) empezó la construcción de los muelles. Apenas 10 días después, una galerna destruyó el muelle frente a Omaha y fue abandonado al considerarse irreparable. El de Arromanches sufrió daños pero sobrevivió,  y una vez operativo fue parte esencial de la victoria.

El plan original era usarlo unos 3 meses que al final fueron 10, permitiendo desembarcar más de 2.5 millones de soldados y medio millón de vehículos entre otras muchas cosas. Una vez que los aliados recuperaron ciudades portuarias importantes como Amberes o Rotterdam, el muelle Mulberry perdió gran parte de su protagonismo, aunque su trabajo estaba hecho de sobra.

Todos los posts sobre Francia

Todos los posts sobre la Segunda Guerra Mundial

5 comentarios en “Normandía: Visitando los lugares del Día D (y IV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s