Normandía: Visitando los lugares del Día D (I)

“En toda la Historia de la Guerra nunca ha habido una tarea semejante” – Joseph Stalin

Segunda Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (II)

Tercera Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (III)

Cuarta Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (y IV)

Cómo organizar un viaje a los lugares del Día D

Operación Overlord. El Día D. El desembarco de Normandía. Éstos son algunos de los nombres por los que se conoce a una de las mayores operaciones militares jamás realizadas.  El 6 de junio de 1944 empezó la invasión de la Francia ocupada por parte de los Aliados y ha quedado para la posteridad como una de las fechas claves tanto de la Segunda Guerra Mundial como del Siglo XX. La creación de un segundo gran frente en Europa acorraló a la Alemania Nazi, que caería menos de un año después.

Recorrer los lugares del Día D para comprobar de primera mano qué es lo que queda de todo aquello había sido uno de mis sueños viajeros desde mi adolescencia. El hacer algo realmente especial por mi 40 cumpleaños fue la excusa perfecta para no retrasarlo más. Izumi organizó los detalles del viaje como regalo sorpresa y la verdad es que todo superó de largo mis expectativas. En este y sucesivos posts iré contando las paradas que hicimos, el rol histórico de cada sitio y como están en la actualidad. Vamos allá.

1.- Las baterías de Longues

Situadas junto al pueblo que les da nombre (Longues-Sur-Mer), el conjunto principal lo forman 4 baterías de artillería y un puesto avanzado utilizado para apuntar, aunque también hay otras construcciones menores que servían de almacenes y puestos de ametralladoras. Los impresionantes cañones fijos de 152 mm están encajados en grandes casamatas de hormigón. Fueron terminadas en abril de 1944 y formaban parte del llamado Muro Atlántico, una cadena de fortificaciones defensivas que se extendía a lo largo de la costa desde España a Noruega y cuya parte más protegida era la zona frente al Canal de la Mancha.

P1040496

Las baterías, originalmente cañones navales, tenían un rango de unos 19 Kms y eran una amenaza tanto para la flota aliada como para las playas de Gold y Omaha. A pesar de que el día anterior al desembarco los aliados dejaron caer toneladas de bombas sobre ellas, permanecieron prácticamente intactas. El Día D empezaron a disparar en cuanto avistaron a a la flota enemiga, a eso de las 6 de la mañana. Tres de ellas fueron inutilizadas bastante rápidamente por el fuego de los cruceros aliados. La última fue finalmente neutralizada sobre las 7 de la tarde, unas 12 horas después de iniciado el asalto.

P1040511

Encontrarlas es bastante sencillo ya que hay indicaciones claras desde la carretera que va junto a la costa. No están en un recinto cerrado, por lo que se pueden visitar libremente: no hay horarios ni hay que pagar entrada. Además  se puede entrar en los búnkeres sin problemas.

La de Longues en la única de las baterías que quedan que mantiene los cañones originales y la mejor conservada de todas. Dos de las cuatro están en muy buenas condiciones, una se conserva aceptablemente y la otra está bastante dañada. La vista panorámica de las playas del desembarco es estupenda y además te da el punto de vista de los defensores, algo que a veces tiende a ignorarse.

Estuvimos temprano por la mañana y había muy poca gente visitándolas. Se respiraba paz y tranquilidad con el mar de fondo. Junto a la entrada del camino que lleva a las baterías hay una pequeña oficina de información y turismo. Para mí son visita obligada y un muy buen punto de partida.

P1040503

P1040514

2.- Omaha Beach

Al planear la invasión, la sección de costa elegida se dividió en 5 sectores a los que se les asignó un nombre clave: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. Omaha Beach tiene unos 8 kilómetros de largo y esta encajada entre los pueblos de Sainte-Honorine-des-Pertes y Vierville-sur-Mer. Era uno de los dos sectores responsabilidad del ejercito estadounidense, el otro siendo Utah Beach.

A pesar de todo el cuidado y empeño que se puso en los preparativos, casi nada salió de acuerdo con lo planeado en el asalto a Omaha Beach. La mayoría de las lanchas de desembarco se desviaron de su objetivo por lo agitado del mar y dificultades en la navegación. Los intensos bombardeos previos a la invasión apenas afectaron a las defensas costeras, que además eran mucho más numerosas  y poderosas de lo esperado.

P1040533

Las bajas aliadas en la primera oleada fueron enormes. Los tanques destinados a dar apoyo y cobertura a los soldados fueron soltados en aguas demasiado profundas  y se hundieron todos menos dos. El intenso fuego enemigo impidió que los zapadores limpiasen la playa a tiempo para las siguientes oleadas de tropas y vehículos, con lo que se formó un gran atasco y un caos considerable que propiciaba blancos fáciles a las ametralladoras alemanas. Un ametrallador alemán llamado Severloh confesó haber abatido más de 1000 estadounidenses durante las primera horas. De todos los desembarcos del Día D, Omaha Beach fue en el que más bajas aliadas hubo con mucha diferencia (3000+) y fue el único en el que al final del día no se habían conseguido los objetivos mínimos planteados. En la famosa película “Salvar al soldado Ryan” se muestra en toda su crudeza y de manera muy fiel el desembarco en Omaha Beach.

La actual Omaha Beach es una bonita playa rodeada de suaves colinas y vegetación, con un restaurante y club de actividades náuticas en la parte Este. La franja de guijarros que sirvieron de cobijo a los soldados ha desaparecido en prácticamente toda la playa. Fueron retirados por los zapadores los días posteriores al desembarco para facilitar el movimiento de los vehículos. Cuando la marea baja deja al descubierto parte de la estructura de uno de los dos muelles (llamados Mulberry) construidos para facilitar el transporte de suministros una vez que la playa fue conquistada.

P1040542

Diseminados por las laderas de las colinas se pueden ver bastantes restos de los búnkeres, nidos de ametralladoras y trincheras reforzadas que defendían la playa. La casamata de hormigón más grande que se conserva, llamada WN62 (Widerstandsnester – Nidos de resistencia) tiene en su parte superior un monolito dedicado al Quinta Brigada de Ingenieros. Cerca hay otro monolito, éste mucho más grande y con vistas a la parte oeste de la playa, que recuerda a los caídos de la Primera Division de Infantería.

WN 62

3.- Cementerio Americano de Normandía

Junto a Colleville-Sur-Mer y en la cima del acantilado que domina Omaha Beach, se levanta el impresionante Cementerio Americano de Normandía. Ocupa casi 70 hectáreas, donadas a perpetuidad por el gobierno francés como muestra de agradecimiento, y en el reposan los restos de 9387 soldados estadounidenses.

Apenas un par de días después del desembarco se creó un cementerio temporal no muy lejos del actual. Al acabar la guerra, una vez éste estuvo finalizado, se trasladaron los restos de aproximadamente la mitad de los soldados enterrados, repatriándose la otra mitad.

Al cementerio se accede por un pulcro, luminoso e  interesante  Centro de Visitantes (la entrada es gratuita). En el  se cuenta brevemente la campaña de Normandía,  haciéndose hincapié en historias personales de algunos de los soldados enterrados aquí. Además, por los altavoces se escucha de manera continuada durante las 24 horas del día los nombres de los que descansan en el cementerio.

P1040547

El Memorial es una columnata semicircular con una estatua que representa el espíritu de América. Las paredes están adornadas con mapas explicando las distintas fases de la batalla. Hacia la zona de las tumbas se extiende un estanque rectangular y en la parte trasera se encuentra el Garden of the Missing (Jardín de los Desaparecidos). Aquí, grabados en piedra, figuran los nombres de todos los caídos cuyos restos no fueron encontrados (Missing in Action).

P1040552

P1040548

La enorme alfombra verde cubierta de lápidas idénticas (salvo 147 estrellas de David, el resto son cruces) es realmente sobrecogedora e invita a pasear un buen rato dejando que la paz del lugar te invada. En la parte norte hay un mirador sobre Omaha Beach y en la intersección de la zona de tumbas una capilla con frescos. Volviendo a “Salvar al soldado Ryan”, este es el cementerio que sale al principio de la película.

P1040558

P1040556

Quizás el más famoso de todos los que reposan aquí sea Ted Roosevelt Jr, hijo mayor del expresidente de Estados Unidos Teddy Roosevelt. Mediada la cincuentena y necesitando un bastón para caminar, fue de los primeros en desembarcar en Utah Beach y demostró una valentía legendaria, falleciendo unas semanas después de un infarto. Su hermano menor Quentin, muerto muy joven cuando era piloto de combate durante la Primera Guerra Mundial, es el único soldado de todo el cementerio que no falleció en la campaña de Normandía.

P1040563

Todos los posts sobre Francia

Todos los posts sobre la Segunda Guerra Mundial

5 comentarios en “Normandía: Visitando los lugares del Día D (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s