Normandía: Visitando los lugares del Día D (II)

Primera parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (I)

Tercera Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (III)

Cuarta Parte: Normandía: Visitando los lugares del Día D (y IV)

Cómo organizar un viaje a los lugares del Día D

4.- Pointe Du Hoc

Inexpugnable a primera vista por sus 30 metros de altura, Pointe Du Hoc es un acantilado cortado a cuchillo situado justo entre las playas de Utah y Omaha. Dado lo estratégico de su posición y sus poderosas defensas (6 cañones de 155mm), los Aliados lo designaron como uno de los lugares clave a tomar durante el desembarco.

P1040576

Se encargaron de ello unidades especiales de los Rangers del ejército estadounidense que se habían entrenado en los acantilados de la Isla de Wight. El desembarco fue accidentado ya que la mitad de la fuerza expedicionaria fue a parar a una zona bastante lejos del objetivo. No pudiendo retrasar más la operación por motivos de coordinación con el resto del ejército, los 230 Rangers que quedaban se lanzaron a escalar el acantilado con cuerdas y escaleras. A pesar de la dificultad del terreno, el ascenso fue rápido y Pointe Du Hoc se conquistó casi sin bajas.

P1040583

Una vez arriba descubrieron que los temidos cañones no estaban  ya que los alemanes los habían movido a otro lugar tras los bombardeos de abril de ese mismo año (los localizaron y destruyeron en las horas siguientes). A pesar de estar aislados del resto de las tropas aliadas, los Rangers entendieron que era vital defender el enclave y aguantaron un contraataque alemán tras otro a costa de muchas bajas. Cuando durante la tarde del 8 de junio llegaron los refuerzos, sólo quedaban en pie 90 exhaustos Rangers.

P1040580

Al igual que el Cementerio Americano, el terreno en el que se encuentra Pointe Du Hoc ha sido cedido por Francia a Estados Unidos. Junto al aparcamiento hay un pequeño museo que cuenta la batalla en detalle y muestra armamento y equipamiento usado en ésta. El acceso al recinto es libre y gratis salvo la entrada al museo.

De todos los lugares del Día D que se pueden visitar, Pointe Du Hoc es uno de los que ha quedado más intacto y en el que mejor es posible imaginarse la crudeza de los combates. Aparte de las casamatas de hormigón, túneles  y otros puestos defensivos, el lugar está salpicado de enormes cráteres causados por los bombardeos y la artillería.

P1040571

En la parte superior del enorme búnker de observación que está pegado al acantilado, se ha erigido un memorial consistente en un pilote de granito con una doble inscripción en forma de libro en la base. Si a todo esto le sumamos que las vistas de la costa y las playas del desembarco son espectaculares, Pointe Du Hoc se convierte en parada obligatoria.

P1040575

5.- Utah Beach

La zona situada más al oeste en el plan de la invasión recibió el nombre clave de Utah Beach y fue asignada al ejército estadounidense.  Comprendía las playas del sureste de la península de Cotentin y se añadió al final de la preparación del ataque ya que no era seguro que hubiese suficientes lanchas de desembarco disponibles.

A pesar de que debido a errores de navegación las tropas desembarcaron casi 2 kilómetros más hacia el sur de lo previsto, la operación en conjunto fue un rotundo éxito. Las tropas estadounidenses apenas encontraron resistencia alemana al descender de las lanchas, en claro contraste con la carnicería ocurrida en la cercana Omaha Beach. Al final del Día D los aliados habían conseguido desplegar más de 23000 soldados y 1700 vehículos con apenas 200 bajas.

Diversos factores contribuyeron a ello: la zona estaba mucho menos defendida, los bombardeos previos el desembarco fueron más precisos y exitosos, prácticamente todos los tanques anfibios de las primeras oleadas llegaron a la playa y los 13000 paracaidistas lanzados antes del desembarco crearon un segundo frente en la retaguardia alemana evitando contrataques y desviando efectivos defensivos.

P1040634

La visita a Utah Beach me pareció una experiencia totalmente diferente a la de las otras playas del desembarco. Enclavada en una preciosa reserva natural (Marais du Contentin et du Bessin), Utah Beach es remota, aislada, salvaje y parece que en ella el tiempo no ha pasado. Al estar en una zona protegida, lo único construido es una extensa explanada con las cosas relacionadas con el desembarco.  Entre ellas hay varios memoriales y monumentos dedicados a las tropas que formaron parte de la campaña, algunas piezas de artillería, un tanque Sherman y el magnífico museo del que hablaré más adelante.

P1040615

La playa, situada entre los pueblos de Pouppeville y La Madeleine y de unos 5 km de largo, presenta un aspecto muy parecido al que los soldados pudieron ver al amanecer de aquel 6 de junio. Aún quedan amplias franjas con alambre de espino coronando las dunas, hierros retorcidos y otras huellas del pasado. Entre que el día no acompañaba demasiado y lo apartado de la zona, la playa estaba totalmente vacía, lo que la hizo un poco más especial al poder recorrerla con mucha paz.

P1040669

Un detalle que me gustó mucho fue que todas y cada una de las carreteras rurales que atraviesan el paraje natural hasta llegar a Utah Beach llevan el nombre de soldados caídos durante la batalla por la zona. Un bonito homenaje.

P1040608

6.- Museo del Desembarco (Utah Beach)

Abierto en 1962 y construido en el punto exacto donde desembarcaron las primeras tropas, este magnífico museo fue quizás la sorpresa más agradable del viaje. Al contrario que el Memorial de Caen, se centra únicamente en lo relacionado con el Operación Overlord. Dividido en 10 secuencias cronológicas, el museo cuenta con precisión y en detalle todo lo relacionado con el desembarco, desde su concepción hasta su exitoso desarrollo, combinando los puntos de vista tanto de atacantes como de defensores.

P1040645

P1040641

La exposición es interesantísima. Desde pequeños objetos personales acompañados de historias de los soldados, hasta vehículos que tomaron parte en la invasión: lanchas de desembarco, vehículos anfibios, camiones, jeeps y tanques. Pero la joya de la corona es un inmaculado B-26 Marauder (uno de los únicos 6 que quedan en todo el mundo) que descansa en un elegante hangar construido para la ocasión.

P1040648

P1040656

Aquí tenéis la página oficial del museo (en español) con precios y horarios. Merece mucho la pena pagar la entrada para poder sumergirse completamente en la historia del Día D.

Todos los posts sobre Francia

Todos los posts sobre la Segunda Guerra Mundial

2 comentarios en “Normandía: Visitando los lugares del Día D (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s