Anatolia Occidental

Una vez dejamos la Capadocia empezamos a conducir de vuelta a Izmir con idea de parar en Pamukkale. Como ya mencioné en el post sobre el alquiler del coche me pusieron una multa por exceso de velocidad en una de las interminables rectas entre Konya y Aksaray.

Nos habían recomendado ir vía Akşehir y luego, justo antes de pasar Cay girar a la izquierda y seguir recto hasta Pamukkale/Denizli. Fue una buena idea, las carreteras eran buenas y nos ahorramos unos cuantos kilómetros.

Akşehir: como llevábamos bastante tiempo conduciendo decidimos pasar la noche en Akşehir. Buscamos el hotel que la LP decía que era el mejor de la ciudad: Grand Bal Otel. Moderno, limpio e insulso. El precio fueron 100TL con desayuno incluido. El desayuno en la terraza del hotel fue muy bueno.

Aunque solo fue una parada técnica para dormir lo pasamos muy bien y tuvimos un par de buenas anécdotas. Cuando llegamos no éramos capaces de encontrar el hotel y no teníamos mapa, así que preguntamos en una gasolinera. Como el gasolinero no hablaba ni una palabra de inglés, me pidió que le dejase conducir y nos llevó él mismo hasta el hotel, hasta nos aparcó el coche. Le dimos las gracias efusivamente y nos dijo en turco y por señas algo así como: “si tenéis algún problema volved por la gasolinera”.

Con la cama asegurada mi mujer insistió en que me diese un pelado porque empezaba a parecerme al Rey León. Justo enfrente del hotel había una barbería y nos lanzamos a la “aventura”. El barbero era un chico joven kurdo llamado Chain que, afortunadamente,  estaba con un amigo que hablaba buen inglés. Fue muy divertido, le hicieron muchas preguntas a mi mujer porque no pasan muchos japoneses por Akşehir. Me dejó como una bola de billar, me quitó los pelos de la nariz y cuando se iba a por mis pobladas cejas le dije que hasta ahí habíamos llegado. Para rematar la faena me pasó un algodón ardiendo por la cara diciendo que era bueno para mí barba de dos días. Al principio me dio un poco de cague pero el efecto fue interesante. Mi mujer se moría de la risa. Me cobró sólo 7.5TL.

Siguiendo la recomendación de Chain y su amigo cenamos en un restaurante llamado Şehir Lokantasi. Era un viejo caserón de madera muy bonito y nos sirvieron la mejor kofta que comimos en todo el viaje. Si por casualidad acabas en Akşehir no te lo pierdas. 4 platos variados y 4 cervezas fueron 45TL.

Pamukkale:

Dormir

Estaba todo bastante vacio al no ser temporada alta. Miramos en algunos de los sitios que recomendaban en la LP, Venüs Pension y Koray Hotel. Ambos tenían buena pinta, limpios y muy baratos (nos bajaron el precio a 40TL por dos personas con desayuno incluido). Pero decidimos buscar un sitio con piscina termal y al final nos quedamos en PAMUKSU BOUTIQUE HOTEL

TEL +90 258 272 2818              e-posta:info@pamuksuhotel.com                        http://www.pamuksuhotel.com/indexing.html

El precio fue 80TL por habitación con desayuno para dos personas. Por 10TL podías añadir cena en el buffet.

Mala decisión. El hotel tenia buena pinta y zona de SPA con piscina climatizada, pero una vez que nos dieron la habitación nos dimos cuenta que estaba bastante cascado y necesitaba un repaso considerable. El grifo de nuestra habitación estaba roto, las alfombras viejas y la pintura tenía bastantes manchas. La piscina climatizada estaba muy descuidada, con herrumbre por todas partes…y el desayuno no fue muy allá. Mi mujer se dio un masaje y no le pareció muy higiénico ni muy profesional. Hotel no recomendado. Mejor cualquier otro de los sitios mencionados arriba.

Comer

Cenamos en Venüs pansiyon

La comida estaba estupenda y el patio era muy agradable. Pagamos 53TL. Recomendado.

Visita

Pamukkale significa “castillo de algodón” en turco. La visita al recinto arqueológico Pamukkale/Hierápolis fue sobresaliente, a pesar de lo famoso que es el sitio lo que suele dar pie a decepciones.  La entrada nos costó 20TL por persona. Me pareció muy caro y además no te dan ni un mísero papel explicando algo de la historia del lugar. Es bien conocido que las famosas piscinas (travertinas) perdieron mucha agua y están sucias por la construcción desmedida de hoteles y casas en los alrededores, pero a mí me dio la impresión de que se están recuperando y que tenían mejor aspecto del que te podías esperar después de leer la guía. Las piscinas más cercanas a la entrada sur estaban llenas de gente, ya que solo te puedes meter en algunas, no en todas. Había un guarda vigilando que la gente no fuese a las piscinas más lejanas o a zonas no autorizadas.

Las famosas travertinas de Pamukkale

Hierápolis, la ciudad balneario, fue una muy agradable sorpresa. Las ruinas son muy bonitas y se conservan bastante bien, sobre todo la enorme necrópolis, de lejos mi parte favorita, que contiene tumbas y sarcófagos ciertamente impresionantes.  Lo que llama la atención de la necrópolis es el tamaño, pero dado que la gente peregrinaba cuando estaban enfermos esperando que las aguas les ayudasen a curarse, muchos morían allí. Empezamos la visita por la puerta norte y bajamos caminando hasta la puerta sur al otro extremo del recinto. Creo que mejor hacerlo en este sentido ya que la zona norte es mucho más tranquila y además a medida que bajas tienes vistas del resto. Nuestra visita duró más de 3 horas.

Necrópolis de Hierápolis

Pamukkale 2

Hierapolis

Pamukkale 3

Todas las entradas sobre Turquía